Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA CLÁSICA

Cómo conservar la música actual

La edición de nuevas composiciones españolas es uno de los principales puntos débiles de la vida musical en nuestro país; no tenemos editoriales de nivel internacional, por lo que la mayoría de los nombres punteros de la composición en España debe recurrir a firmas extranjeras o limitarse a las muy escasas posibilidades de difusión que las editoriales de aquí pueden ofrecerles.Como si para leer en castellano a Camilo José Cela, Gonzalo Torrente Ballestero Miguel Delibes fuera necesario comprar libros editados en cualquier otro país de Europa.

Ante esta situación hay que dar todo su valor a la colaboración que han mantenido dos entidades privadas españolas, una editorial y una empresa de instrumentos musicales, que ha dado hasta ahora como resultado la edición de dos volúmenes de nuevas composiciones españolas para flauta.

Concierto de editores e intérpretes

Nueva música para flauta. Círculo de Bellas Artes. Madrid, 15 de junio.

Edición pedagógica

Con una buena carga de perspicacia se han evitado los principales peligros posibles: quedarse en una edición de carácter pedagógico que recogiera estudios ya escritos, algo mucho más rápido, fácil y barato que lo que por el contrario se ha hecho: comprender que una editorial debe impulsar la creación de nuevas obras, una labor mucho mas arriesgada e incierta que esperar sentado a que tales obras aparezcan.Y también se ha comprendido lo esencial de la colaboración con los futuros intérpretes para asegurar una suficiente difusión de las obras publicadas.

Los resultados se han presentado el pasado domingo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, y de la mejor forma posible: en un concierto, a cargo de la Asociación Española de Flautistas, con las obras editadas esta temporada. Se trata de un segundo volumen que incluye tanto encargos como obras recientes poco o nada escuchadas. Y junto a ellas, la grabación en disco del primer volumen, editado hace ahora un año.

Editar, interpretar, grabar. Se trata de una promesa y una esperanza para la futura difusión de la música española de hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de junio de 1986