_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Torero que se mira torear

Cuando el año pasado, por Pentecostés, y en la feria de Vic-Fezensac, vi cómo el torero José Ortega Cano le cortó las orejas a un toro de bigote y de verdad, pensé que el diestro de Cartagena, después de tantos años de dificultades, incomprensiones y riesgos, empezaba a salir del túnel y del montón.Los entendidos dirán que Francia no es una referencia, y en general pueden tener razón, pero Jean Arnaud y sus amigos del club taurino de Vic, que organizan la feria, tienen prohibida en su plaza la presencia de cabras y bueyes... Y si no, que se lo digan a Ruiz Miguel, que pecha todos los años con lo que nadie quiere. Ortega Cano es ya una figura de la torería que respira arte y profundidad. Un torero, torero, torero, que se mira torear. Madrid y la plaza de Las Ventas no olvidarán su capote en el ya legendario tercio de picas, ni su muleta, la de los naturales al tranvía llamado deseo de los 660 kilos, ni la fuerza ni el empaque de sus pases de pecho.

Cuando venga a la corrida de Beneficencia -y así lo esperamos todos-, estoy seguro que la afición no le silbará porque rechaza el banderilleo... Él no necesita palos, ya los da de sobra.

Querido Ortega Cano, noble torero viejo, deja los palitroques a los piruleros, a los saltimbanquis y los acróbatas, que además no saben ponerlos. Los toreros como tú se desplazan lentamente y no atraviesan corriendo la calzada. Solamente un detalle quisiera señalarte: tu celeste y oro y tu manzana y oro no son tus colores... No son colores para ti. No pongas más rehiletes y, vístete de granate o de ultramar.

es pintor.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_