Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atentado realizado el viernes en París por Acción Directa causó graves daños en la sede europea de la Interpol

Los locales de la sede europea de la Interpol en Saint Cloud, en las afueras de París, resultaron gravemente dañados y un policía fue ligeramente herido en un atentado efectuado la noche del pasado viernes por el grupo de extrema izquierda Acción Directa. Según un testigo, tres individuos que llevaban máscaras descendieron de un coche y ametrallaron la fachada del edificio. El policía que montaba guardia resultó herido en un brazo. Uno de los hombres depositó además una bomba, que hizo explosión segundos después y provocó un incendio.

La Interpol (organización internacional de la policía criminal) es un organismo al que pertenecen 138 países. En sus archivos hay información sobre varias decenas de miles de delincuentes de todo el mundo. Su papel en la lucha contra el terrorismo fue revalorizado en una reciente reunión en La Haya de los ministros de Interior y de Justicia de los países miembros de la Comunidad Europea (CE).Acción Directa, que se responsabilizó del atentado en unas octavillas que aparecieron en Saint Cloud, es un pequeño grupo conectado desde hace aproximadamente dos años con los herederos de la banda Baader Meinhoff, de la República Federal de Alemania (RIFA).

En 1985 se atribuyeron el asesinato del general René Audran, responsable de uno de los servicios franceses de venta y exportación de armas, y hace sólo un mes intentaron asesinar al vicepresidente de la organización patronal, Guy Brana, que escapó ileso de los disparos que le efectuaron dos hombres en la puerta de su domicilio.

El director de la policía nacional, Pierre Verbrugghe, se desplazó inmediatamente a los locales de la Interpol para examinar los daños y organizar la operación de captura de los autores. Pese a que los franceses celebraban este fin de semana uno de los puentes más importantes del año, por lo que el tráfico en carretera era muy denso, la policía instaló algunos controles que tuvo que levantar horas más tarde, sin que hubiera dado resultados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1986