Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Balaguer y MajIuta mantienen un codo a codo, mientras sigue el escrutinio de las presidenciales de la República Dominicana

El escrutinio de las elecciones presidenciales celebradas el viernes en la República Dominicana condujo ayer a un sorprendente codo a codo: el candidato del Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC), Joaquín Balaguer, de 78 años, y el del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Jacobo Majluta, de 51 años, iban empatados a un 39% de votos cuando se llevaba computado, a las cinco de la tarde de ayer, hora local (23.00, hora peninsular española), un 30% del total de más de tres millones de votos. El tercero en discordia, el candidato izquierdista del Partido de la liberación Dominicana (PLD), Juan Bosch, de 76 años, consiguió un 21% de votos, más del doble que hace cuatro años.

MÁS INFORMACIÓN

ENVIADO ESPECIAL

En la primera entrevista tras el cierre de los colegios electorales, que concedió a la, Prensa española, Balaguer dijo: "La votación es clara. Las actas hablan por sí solas y las tenemos en nuestro poder. Es muy difícil desconocer el resultado de las elecciones, que es definitivo". Añadió que creía difícil que pudiese realizarse ya un fraude y consideraba su triunfo como definitivo. "Las diferencias que puedan surgir no modifican el resultado, que es irreversible", dijo.El candidato del PRSC afirmó que cree que sus contrincantes aceptarán la derrota, "no de buen grado, pero pacíficamente, porque las elecciones han sido limpias y pacíficas. Han estado bien controladas y supervísadas por instituciones tan respetadas como la Organízación de Estados Americanos (OEA) y las Naciones Unidas. Es muy. difícil que se desconozcan estos resultados".

[Jacobo Majluta, por su parte, afirmó ayer, en una breve declaración a la Prensa, que, según sus propias estiniaciones, le correspondía el 40,10% de los sufragios, y, a Balaguer, sóllo el 38,60%, informa France Presse.]

A pesar de la seguridad en el triunfo de Balaguer, los resultados oficiales de la Junta Central Electoral daban un empate poco después del medio día. En estas circunstancias, pueden tener influencia decisiva los votos observados. Se trata de varios miles de votos que corresponden a los electores inscritos a última hora del pasado mes de marzo, que han sido dejados en cuarentena ante la sospecha de que pudiese tratarse de inscripciones dobles. Estos votos se contabilizarán, tras comprobar su autenticidad, si las diferencias entre los candidatos, a la presidencia fuesen tan mínimas que fuera necesario recurrir a su cómputo para decidir el futuro presidente de la República Dorninicana.

La capital estaba ayer en calma. Apenas había tráfico en las calles de Santo Domingo. En contra de las primeras informaciones difundidas oficialmente por la Junta Central Electoral, en la jornada del viernes hubo tres muertos en dos incidentes. En la localidad de Paraíso, provincia de Barahona, dos personas murieron cuando, al parecer, a un policía militar se le disparó su metralleta. En la capital, un militante del PRD murió de un tiro en la frente cuando regresaba de votar. Esto provocó una respuesta de los perredistas, que incendiaron un local del PRSC y un vehículo del mismo partido.

La ceguera de un candidato

La Junta Central Electoral ignoró estos incidentes cuando difundió una nota en la que se complacía "en informar que todas las informaciones recibidas en nuestras oficinas centrales, procedentes de todas las juntas del país, indican que las votaciones y demás actividades relacionadas con la celebración de estas elecciones generales se están llevando a cabo con una admirable normalidad, que demuestra el alto espíritu cívico y la votación democrática del pueblo dominicano".El veredicto de los votos escrutados hasta ayer al mediodía, el empate entre Balaguer y Majluta, se considera una sorpresa. Sobre todo, si se considera que Balaguer, presidente de la República Dominicana durante muchos años, padece ceguera y está próximo a cumplir 79 años. La causa inmediata de este resultado ha sido el crecimiento del tercero en discordia, el marxista no leninista Juan Bosch, que con su 21% de votos arrebató a su antiguo partido, el PRD, los votantes que necesitaba para la victoria.

La causa más profunda del fracaso de Majluta y del PRD reside en la imagen de corrupción del candidato y la política de gobierno seguida durante los últimos ocho años por el PRD. El pueblo dominicano ha puesto su confianza en el viejo caudillo Balaguer, quizá con la esperanza de que vuelva a dar al país una época de bienestar económico similar a la de hace 20años.

En los mítines, sus seguidores gritaban: "Con Balaguer, el pueblo va a comer". Balaguer, en su conversación con la Prensa española en la mañana de ayer, demostró que conserva gran agilidad mental, a pesar de que no había dormido prácticamente en toda la noche. El viejo político recibió a cuatro periodistas españoles en pie en su despacho, donde se podían. apreciar fotos dedicadas de muchos políticos, entre las que llarnaban la atención las del derrocado presidente haitiano Jean-Claude Duvalier, del ex presidente norteamericano Richard Nixon y del generalísimo de Formosa, Chian Kai-chek.

Balaguer respondió sin alterarse, con humor y agilidad mental, a todas las preguntas, incluso las que aludían a su ceguera, que es prácticamente total. No advierte la mano que se le alarga. En un reciente programa de televisión, Balaguer reconoció que no puede leer y dijo que sólo conseguía apreciar bultos.

En la entrevista con los periodistas españoles, Balaguer criticó la corrupción del Gobierno actual del PRD y anunció una política de honradez y buena administración para la República Dominicana, en la que dará cuenta de cada centavo que ingrese en el erario público. No se mostró Balaguer paírtidario de hacer un proceso a la, corrupción, pero rechazó la idea de borrón y cuenta nueva. Si se descubren casos probados de corrupción, Balaguer anunció que los llevará a los tribunales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1986

Más información

  • El izquierdista Juan Bosch consigue más del doble de votos que hace cuatro años