Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES, EL 22 DE JUNIO

Los reformistas proponen la privatización "sistemática" de empresas públicas

El Partido Reformista Democrático (PRD) de Miquel Roca-Antonio Garrigues propugna la adopción de un "programa sistemático de privatización de empresas públicas" así como el "estudio de fórmulas de privatización parcial de aquellas empresas públicas que por su carácter estratégico o de servicio público se considere conveniente mantener en el ámbito del Estado". El apartado de economía y hacienda del programa electoral del PRD ha sido elaborado por una comisión coordinada por Juan Antonio García Díez, ex vicepresidente del Gobierno de UCD.

El programa del PRD será aprobado formalmente mañana domingo por una convención que reunirá en Madrid a representantes del partido de toda España. La elaboración del programa ha sido coordinada por Miguel Ángel Arroyo, que fue subsecretario del Ministerio de Educación y Ciencia con UCD. Trece de las 16 áreas en que se divide el programa han sido coordinadas por antiguos altos cargos de los Gobiernos centristas.En el área económica el programa propone también la estabilización de la dimensión actual de la Administración pública, para lo que se considera necesario congelar durante dos años los aumentos de plantillas, con la única excepción de las áreas de justicia, seguridad, educación y sanidad.

Otra de las medidas singulares del programa reformista en materia económica se refiere a una eventual reforma constitucional o del régimen legal del Banco de España "que ponga freno al recurso ilimitado a éste por parte del sector público". En cualquier caso, propone el PRD la adopción del compromiso de no presentar a lo largo del ejercicio presupuestario ninguna disposición de rango legal cuya aplicación implique aumento de gastos públicos no previstos.

La idea motriz de los liberales-reformistas en materia económica es reducir el papel del Estado en la vida económica, fomentando la iniciativa privada, "más eficaz" y la reducción del déficit público: "El problema no sólo es que el Estado gasta demasiado y gasta mal, sino que además gasta en lo que no debe" y despilfarra. Los reformistas afirman que el objetivo último de su programa económico es crear empleo.

El PRD es partidario de manener la actual estructura tributaria, pero introduciendo "profundas modificaciones". Los reformistas adquieren "el firme compromiso" de no aumentar la presión fiscal global, propugnan medidas que simplifiquen la de claración del impuesto sobre la renta y "se comprometen" a terminar con los "paraísos fiscales" para el dinero negro.

Un Estado moderno

En el capítulo titulado Un Estado moderno al servicio de los ciudadanos, el programa del PRD asegura que "modernizar el Estado supone asumir plenamente el fenómeno autonómico, invertir la tendencia histórica de crecimiento del sector público, redefinir su papel y dimensiones, limitar su intervención en la vida social y mejorar la calidad de sus prestaciones".Para asegurar la igualdad jurídica de la mujer y el hombre, los reformistas propician una ley antidiscriminatoria, el establecimiento de una modalidad específica de Defensor del Pueblo y la reforma del Código Penal en materia de delitos sexuales.

En materia de defensa, el PRD es partidario de la participación, con condiciones, en la Iniciativa de Defensa Estratégica de Estados Unidos y de vertebrar un "sistema nacional de inteligencia" cuya dirección esté en manos de civiles y que dependa del presidente del Gobierno. Los reformistas consideran necesaria la plena participación de España en la defensa colectiva de Occidente y estiman conveniente la negociación con Estados Unidos para reducir la presencia de sus fuerzas e instalaciones en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de mayo de 1986

Más información

  • El PRD, partidario de congelar la plantilla de funcionarios