Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU quiere conocer la contribución española a la Alianza Atlántica

Estados Unidos, una vez decidida la permanencia de España en la OTAN, quiere conocer ahora cuál será la definitiva ubicación militar de nuestro país en la OTAN, dijo el secretario de Defensa, Eduardo Serra, al concluir su visita oficial a este país. Serra reiteró a sus interlocutores en el Pentágono, el Congreso y el Departamento de Estado que España no se incorporará a la estructura militar aliada y que la fórmula de participación será consecuencia de un proceso largo y complejo que puede tardar años. Durante una semana, Serra ha explicado en Washington cuál es la política de defensa española tras el referéndum y las razones por las que el Gobierno quiere disminuir los efectivos norteamericanos en España."Existe una comprensión mayor y he detectado un cambio de actitud norteamericana" hacia España tras el referéndum, afirma Serra. Los norteamericanos se quejaron de la actitud europea ante la crisis de Libia (España prohibió el sobrevuelo a los bombarderos de EE UU) y preguntaron al político español cuál es la posición española ante la lucha antiterrorista.

Washington desearía una integración militar plena de España en la OTAN y sectores de la Administración piensan que ésta podría producirse en el futuro. Uno de los caminos, piensa el Pentágono, sería la asunción por el Ejército español de misiones de la OTAN que ahora cumple EE UU a través de las bases en España. "Existe preocupación aquí porque no asumamos algunas de estas funciones que realizan ahora las fuerzas norteamericanas en nuestro suelo. Pero no nos vamos a integrar militarmente. Esta preocupación también la compartimos nosotros, y he explicado a mis interlocutores que estamos haciendo un esfuerzo de modernización de nuestras fuerzas armadas". Serra dijo que algunas de las ftinciones de la OTAN que ahora ejecutan los aviones de EE UU en España no deben ser realizadas en el futuro por el Ejército español, cuya contribución a la defensa occidental se debe limitar a la defensa del territorio español.

Serra ha solicitado un trato diferente de EE UU hacia España, que ya no quiere seguir jugando un papel secundario y ofrecer sólo su espacio geoestratégico. La visita ha tratado de aprovechar el éxito del referéndum y el reforzamiento en Washington de la figura de Felipe González como un líder fiable para la Administración de Reagan para explicar las razones que, según Madrid, hacen necesaria una reducción de la presencia militar de EE UU en España. Las líneas de la posición española, pero no los detalles de la postura negociadora, serán explicadas al secretario de Estado, George Shultz, por el ministro de Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, el próximo día 27, confirmó Serra. Serra dijo en una rueda de prensa que no se cerrará ninguna base, sino que se producirá "un cambio en su utilización".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de mayo de 1986