Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELEVO EN KABUL

Karmal, sustituido al frente del partido comunista afgano

EI presidente de Afganistán, Babrak Karmal, de 57 años, en el poder desde que los soviéticos invadieron el país en diciembre de 1979, fue sustituido ayer al frente del partido comunista por el hasta ahora máximo responsable de las fuerzas de seguridad, general de división Najibullah, un ginecólogo de 39 años. El nombramiento fue anunciado por el primer ministro, Ali Keshtmand, quién leyó una declaración de Karmal al pleno del Partido Popular Democrático (PPD, comunista) en la que alegaba "razones de salud" para dejar su cargo.

Karmal, sobre cuya salud política venía especulando insistentemente desde hace más de una semana, volvió el pasado jueves a Moscú tras una larga estancia en Unión Soviética. La ausencia del líder afgano fue especialmente relevante el pasado 27 de abril, en los actos conmemorativos de la llegada de los comunistas al poder hace ocho años. En esa fecha, el diario Pravda, dio ya la clave sobre escaso futuro que le aguardaba Karmal, al criticar abiertamente la acción de Gobierno.Karmal seguirá al frente del Consejo Revolucionario (cargo equivalente a jefe de Estado), un órgano que el pasado mes de enero fue ampliado para recibir en su seno a varios miembros no comunistas, en un intento de ampliar la base del impopular régimen.

Najibullah, un pasthun originario del cinturón fronterizo con Pakistán fue hasta el año pasado jefe del Jad (policía secreta). [Los pashtunes o patanes son un grupo lingüístico que habla el pushto y que se extiende por el sureste afgano y el noroeste paquistaní. Este idioma fue declarado oficial en Afganistán en 1936, aunque la mayoría de la población continúa hablando persa]. El inicialmente aliado de Karmal convirtió el Jad en una fuerza capaz de infiltrarse en las filas rebeldes y de persuado sobornar a las tribus de la frontera para que apoyaran al Gobierno.El nuevo secretario general del PPD fue promovido el pasado diciembre a secretario del Comité Central del IPPD encargado de la seguridad, en una maniobra que, según diplomáticos occidentales, le acercó más a la cumbre del poder. Desde su puesto de jefe de las fuerzas de seguridad, ha dirigido desde entonces la campaña emprendida por Kabul para conseguir que las tribus de la frontera meridional bloquearan la infiltración de rebeldes musulmanes procedentes de Pakistán.Según los exiliados afganos, Najibullalí debe su ascenso político a la lucha abierta en el seno del partido entre los seguidores de Karmal y los suyos. Ambas facciones se agrupan respectivamente dentro del partido en el grupo Parcham (bandera) y el mayoritariamente pashtun Jalq (pueblo). Najibullah es uno de los pocos pashtunes del partido entre la mayoría de habla persa parchami. El primer ministro, Afl Keshtmand, otro dirigente mencionado como posible sustituto de Karmal, presidió la reunión del Comité Central y propuso a Najibullali como nuevo jefe del partido. Keshtmand, que como miembro de la minoría shií Hazara era considerado más improbable sucesor de Karmal, recibió una inusual cobertura en los medios de comunicación soviéticos cuando visitó Moscú el pasado abril para unas conversaciones económicas.Karmal, el tercer presidente comunista de Afganistán, llegó al poder el 27 de diciembre de 1979, con ocasión de la intervención armada de Moscú para apoyar al partido contra los fundamentalistas musulmanes rebeldes. Sus dos predecesores, Nur Maharnad Taraki y Hafizullali Amin, dirigentes ambos de la facción Jalq del partido, habían incitado a la insurgencia por sus políticas más radicalmente comunistas. Karmal revocó muchas de esas políticas y abiertamente cortejó a los clérigos musulmanes del país, pero su base de apoyo continúo siendo escasa. Taraki fue asesinado en octubre de 1979, un mes después de haber sido sustituido por Amin, quien resultó muerto durante la intervención soviética.

El Ejército, que según fuentes diplomáticas occidentales ha pasado de 80.000 hombres en 1978 a unos 30.000, también fracasó en su intento de alcanzar un viraje decisivo en la guerra contra los rebeldes respaldados por occidente.

Najibullah, que probablemente sustituye al líder soviético, Mijail Gorbachov, como el más joven dirigente de un partido comunista, fue educado en Kabul y estuvo encarcelado en dos ocasiones por sus actividades políticas cuando era estudiante de Medicina en la Universidad de la capital afgana. Se graduó como doctor en 1975, se convirtió en miembro del Comité Central del PPD dos años más tarde y entró a formar parte del Consejo Revolucionario cuando se creó tras la toma del poder por los comunistas en abril de 1978.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de mayo de 1986

Más información

  • El hasta ahora 'hombre fuerte' conserva el cargo de jefe de Estado