VIOLENCIA EN EL MEDITERRÁNEO

Mzali viaja a París para estudiar con Chirac las amenazas de Trípoli

La inesperada visita a París del primer ministro tunecino, Mohamed Mzali, el pasado viernes, para entrevistarse con su homólogo francés, Jacques Chirac, está. relacionada, según fuentes de la. oposición moderada de Túnez, con las supuestas amenazas de Libia contra Túnez. La agencia oficial libia, Jana, informó el pasado miércoles de que los aviones norteamericanos que atacaron Trípoli y Bengasi habían atravesado el espacio aéreo tunecino. Eso fue entendido aquí como el anuncio de una acción de represalia por parte de Muammar el Gaddafi.El primer ministro tunecino mantuvo el jueves una conversación telefónica con Chirac en la que, según se informó oficialmente, se estudió "la situación en el Mediterráneo y el reforzamiento de la cooperación franco-tunecina". Un día después, Mzali viajó a París de forma imprevista "siguiendo instrucciones del presidente, Habib Burguiba".

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores se niegan a comentar cualquier relación entre el viaje de Mzali y las amenazas libias.

Fuentes de la oposición creen que el primer ministro presentó a Chirac supuestos planes libios para atacar Túnez y pidió algún tipo de ayuda, incluida la militar, para evitar o hacer frente al ataque.

Desde que, en septiembre del año pasado, Gaddafi expulsó a los ciudadanos tunecinos de Libia y ambos países estuvieron a punto de entrar en guerra, el Gobierno tunecino ha denunciado varios intentos de invasión por parte de su vecino, mucho más poderoso militarmente. El pasado octubre, coincidiendo con el bombardeo por aviones israelíes del cuartel general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Túnez, fuentes norteamericanas informaron de una concentración de tropas libias en la frontera con Túnez, aparentemente preparadas para ocupar este país.

Fuentes independientes no árabes dudan, sin embargo, de que Gaddafi decida en estos momentos emprender cualquier acción armada contra Túnez, lo que frustraría toda posibilidad de que el mundo árabe se solidarizase en bloque con el líder libio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de abril de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50