Gorbachov propone a Reagan una inmediata 'cumbre' en Europa sobre la suspensión de pruebas nucleares

El líder soviético, Mijail Gorbachov, exhortó ayer de nuevo a EE UU a sumarse a la moratoria de la URSS sobre explosiones nucleares, al tiempo que proponía al presidente Reagan celebrar un encuentro "en el mas próximo futuro" en Londres, Roma o cualquier otra ciudad europea para preparar un acuerdo sobre ese tema. Pocas horas después, la Casa Blanca contestó en un comunicado que la próxima cumbre tiene que abarcar todos los problemas entre los dos países, a la vez que declaró que Gorbachov "ha aceptado la invitación de venir a Estados Unidos en 1986".

En una intervención televisada de 25 minutos, Mijail Gorbachov reiteró que la URSS continuará su moratoria hasta el 31 de marzo tal como estaba previsto y después la mantendrá en tanto que, Estados Unidos no realice una nueva prueba nuclear. Washington, que llevó a cabo una explosión nuclear el pasado día 22, tiene: prevista una nueva prueba en abril. En caso de que EE UU realice una nueva explosión nuclear después del 31 de marzo, "la URSS reanudará las pruebas. Esto debe quedar totalmente Claro", señaló Gorbachov. "Lo lamentamos", agregó, "pero nos veremos obligados a hacerlo, pues no podemos relegar la propia seguridad, la seguridad de nuestros aliados".

El dirigente soviético consideró que la actitud de Estados Unidos en el sentido de continuar sus pruebas nucleares constituye un verdadero reto dirigido a la URSS y, también al mundo entero, a todos los pueblos, comprendido el de Estados Unidos".

[Pocas horas después de la propuesta de Gorbachov, un comunicado de la Casa Blanca declaró que la cumbre ha de tratar de todos los problemas entre las dos superpotencias, y no sólo las pruebas nucleares, según informa la agencia Reuter. El comunicado, dado a conocer en Santa Bárbara (California), donde Reagan pasa las vacaciones de Semana Santa, se refirió a la necesidad de "reducir los niveles de armas nucleares existentes y establecer procedimientos de verificación efectiva".]

En su alocución, que de forma inhabitual había sido anunciada previamente por la Prensa, Gorbachov no mencionó en absoluto el próxiimo encuentro cumbre con Reagan en Estados Unidos para el cual todavía no se ha Ajado una fecha, pero que, de acuerdo con lo establecido, debe efectuarse este año. En cambio, el dirigente soviético habló de un encuentro con Reagan "en cualquier ciudad europea que esté de acuerdo en recibirnos", mencionando en primer lugar las capitales del Reino Unido e Italia. Señaló que no veía obstáculos no superables para ello, ni políticos ni técnicos, ni de otros tipos".

Tras afirmar que para el encuentro se necesita "voluntad política" y "comprensión de nuestras responsabilidades mutuas", Gorbachov propuso "encontrarse, intercambiar opiniones sobre este inquietante problema y dar órdenes de preparar el correspondiente acuerdo". "Esperamos que esta propuesta de la Unión Soviética se valore debidamente y sea entendida correctamente por el presidente de Estados Unidos, los Gobiernos de los países de Europa, Asia, África, Latinoamérica y todo el mundo".

El número uno soviético tuvo palabras de crítica para "los grupos de derechas" de EE UU, a los que acusó de llevar a cabo una política militarista y de querer imponer su voluntad a otros países, incluida la URSS. Gorbachov reiteró el punto de vista de Moscú sobre la inutilidad de la Política de fuerza contra la URSS y calificó de "ridículos" los intentos en este sentido.

Washington ha rechazado reiteradamente de forma clara el llamamiento para unirse a la moratoria soviética y ha invitado a observadores de la URSS a presenciar sus propias pruebas nucleares. De las palabras de Gorbachov, sin embargo, podría concluirse que EE UU ha mantenido una postura ambigua en relación a las pruebas nucleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 1986.