Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Albor será reelegido hoy presidente de la Xunta en la cuarta votación

Santiago de Compostela

Gerardo Fernández Albor, candidato de la Coalición Popular, será reelegido presidente de la Xunta por el pleno del Parlamento autónomo, en sesión que se reanudará a partir de las siete de esta tarde. Ayer sufrió otra derrota, la tercera después de las elecciones autonómicas, al no conseguir la mayoría absoluta de 36 votos. Treinta y tres diputados de CP votaron a favor del candidato conservador -estuvo ausente Antonio Rosón, que se encontraba enfermo-, 26 de la izquierda -22 del PSOE, tres de Esquerda Galega y uno del Bloque Nacionalista Galego- lo hicieron en contra y se abstuvieron los 11 de Coalición Galega.

Precisamente la abstención de los reformistas facilitará la reelección de Albor, a quien en la segunda votación le basta la mayoría simple.A lo largo del debate de ayer, volvió a vislumbrarse en la Cámara autónoma la posibilidad del llamado Gobierno de progreso. El portavoz socialista, Fernando González Laxe, reivindicó esta. alternativa que considera posible alcanzar en otro momento. Esta reivindicación dio pie al portavoz de la Coalición Popular, José Luis Barreiro, para atacar la política autonómica del Gobierno central, a la que considera "en función de intereses partidistas". La transferencia a la comunidad autónoma de los planes provinciales, una mayor capacidad financiera de Galicia, la retirada por parte del Gobierno del recurso contra la ley de normalización del idioma gallego -garantizados por el PSOE para el hipotético Gobierno de centro-izquierda-, dieron pie a Fernández Albor y a Barreiro para lanzar esta acusación al tiempo que exigían estas condiciones para una Xunta de Coalición Popular.

Los conservadores centraron la mayor parte de su tiempo en atacar al grupo socialista y al Gobierno central, al que consideran culpable de la destrucción de puestos de trabajo en Galicia y de la escasa capacidad de su autogobierno. Por otra parte Barreiro hizo llamamientos a Coalición Galega que, sin embargo, anunció su oposición al Gobierno conservador.

Rechazo socialista

González Laxe expuso 11 razones por las que justificó el voto de los socialistas en contra de la candidatura de Fernández Albor. Considera que será un presidente provisional, sometido al interés de la Coalición Popular en instrumentalizar la Xunta de cara a las elecciones legislativas generales; y que carece de política para resolver los problemas de Galicia.Coalición Galega fue considerada por todos los grupos parlamentarios como el árbitro de la situación y, en consecuencia, sólo recibió ataques del diputado del Bloque Nacionalista Galego, Xosé Manuel Beiras, que le acusé de hacer el papel de convidado de piedra. Lo cierto es que el portavoz reformista, Pablo González Mariñas, sólo utilizó un total de 12 minutos de los 40 que le correspondían. Las disensiones internas y el cambio de posición en el Parlamento, a pesar de que calificó la sesión de investidura de repetición, le impusieron un cauto discurso.

El diputado del Bloque, Xosé Manuel Beiras, califica la sesión de farsa democrática al tener que votar al mismo candidato que en la anterior ocasión sin que modificase el programa. Camilo Nogueira, líder del PSG-Esquerda Galega, señaló como punto de referencia del proyecto de Gobierno Fernández Albor lo que había hecho en los últimos cuatro años.Nogueira citó al propio candidato para resumir su labor como presidente de la Xunta: "aguantar, sufrir y callar". Recordó que en este período sólo había intervenido en el Parlamento gallego 11 veces y que algunos conselleiros actuaron como auténticos reyes de taifas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de febrero de 1986

Más información

  • Coalición Galega facilitará hoy la investidura del candidato conservador