Retirada de depósitos bancarios para secundar el boicoteo que solicitó Corazón Aquino

El llamamiento a la "resistencia activa por medios pacíficos" hecho por la líder de la oposición, Corazón Aquino, para protestar por la proclamación de Marcos como ganador de la elección presidencial del pasado día 7, comenzó ayer a surtir efecto en Filipinas con la retirada de fondos y cierre de cuentas en siete bancos, con el boicoteo al mayor grupo alimentario del país y con manifestaciones frente a periódicos de partidarios del discutido jefe de Estado.

El embajador de España en Manila, Pedro Ortiz de Armengol, fue llamado ayer a Madrid para que informe sobre el desarrollo de las últimas elecciones presidenciales y de la situación poselectoral en Filipinas. Este llamamiento refleja "la preocupación y alarma" del Gobierno español "por los numerosos indicios de fraude", tanto en la realización de los citados comicios como en el recuento posterior de votos, según declaró Inocencio Arias, portavoz del la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores.Grupos de estudiantes se manifestaron ante la Embajada norteamericana en Manila para protestar por la actitud neutral de EE UU en la polémica elección presidencial. Otros grupos de jóvenes se manifestaron también delante de cinco periódicos de Manila y de un canal de televisión, partidarios de Marcos, para persuadir a los anunciantes a sumarse al boicoteo pedido por la oposición.

En la Bolsa de Manila, las acciones del grupo San Miguel, el mayor del sector de bebidas y alimentación del país y fabricante de la marca de cerveza más famosa, sufrieron ayer una caída del 20%, según informó el periódico Business Today. La San Miguel fue citada expresamente por Corazón Aquino durante el masivo acto celebrado el pasado domingo para protestar por la proclamación de Marcos como ganador de las elecciones del día 7, después de las numerosas denuncias de fraude y corrupción hechas por grupos independientes filipinos.

El Banco Central de Filipinas anunció ayer el aumento de los tipos de interés para contener la masa monetaria, y el peso sufrió una devaluación de hecho del 9%. El gobernador del Banco Central, José Fernández, dijo que lo probable es que en 1986 la economía tenga, por tercer año consecutivo un crecimiento negativo.

En ese ambiente, Philip Habib, el enviado de Ronald Reagan, continuó ayer sus entrevistas con dirigentes del Gobierno y la oposición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS