Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Txema Montero, de HB, presenta un libro sobre la tortura en Euskadi

El abogado de Herri Batasuna Txema Montero, durante la presentación del libro La tortura en Euskadi, declaró ayer que "la mayoría de los casos de denuncia de torturas que se producen en el País Vasco terminan sobreseídos porque se llega a comprobar la existencia de malos tratos al detenido, pero resulta imposible identificar a los autores".El libro, publicado con ocasión del quinto aniversario de la muerte del militante de ETA Joseba Arregui poco después de haber abandonado las dependencias policiales en Madrid, es un informe que contiene testimonios de personas sometidas a malos tratos, repasa el contexto político, informativo y social en que se producen las denuncias y analiza de forma crítica el marco legal vigente en España y los recursos jurídicos para la investigación y el esclarecimiento de los casos.

En la obra han colaborado escritores, abogados, periodistas y dirigentes de formaciones de izquierda radical, así como un grupo de artistas, que ha ofrecido las ilustraciones.

El abogado Montero, de la coalición independentista HB, afirmó que el hecho de que la mayoría de las denuncias deba quedar sobreseída por imposibilidad de identificar a los autores de las torturas judicialmente comprobados es "tanto más grave cuanto que se trata en todos los casos de funcionarios del Estado".

Intervino también en la presentación del volumen Joseba Goñi, coordinador del colectivo cristiano Eliza-Herria Bi Milla (Iglesia-Pueblo 2000), corresponsable de la publicación de la obra con la editorial Revolución, vinculada al Movimiento Comunista. Goñi relató una cena que había mantenido en la casa parroquial de Portugalete (Vizcaya) con el secretario general del PSOE, Felipe González, cuando el partido socialista aún no había ganado las elecciones de 1982.

"El problema del País Vasco", afirmó en aquella ocasión el que ahora es presidente del Gobierno, según la versión del Joseba Goñi, "es muy sencillo y muy fácil de solucionar: se trata de acabar con la tortura". El problema del País Vasco continúa, añadió Goñi, "porque, cuando van a cumplirse cuatro años de legislatura socialista, la tortura continúa existiendo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986