Interior afirma que los musulmanes arraigados en Ceuta y Melilla tendrán la nacionalidad española

El director general de Política Interior, Rafael de Francisco, declaró ayer que el Ministerio del Interior mediará con Justicia para que los musulmanes arraigados en Ceuta y Melilla consigan la nacionalidad española. Para ello, los musulmanes deberán presentar cualquier documento que demuestre su arraigo, como el del alquiler de sus viviendas. Esta declaración se produce 48 horas antes de que se celebre en la ciudad marroquí de Nador, próxima a Melilla, una manifestación en apoyo a los musulmanes de Ceuta y Melilla. El líder de los musulmanes de Melilla, Aomar Mohamedi Dudú, declaró ayer que su organización no movilizará a sus integrantes para que acudan a esta concentración.

Los líderes musulmanes de las dos ciudades, Subaire y Dudú, mantendrán conversaciones durante la próxima semana con altos cargos de Interior para dilucidar cual será el tiempo medio de estancia para considerar arraigado a un ciudadano. Rafael de Francisco se mostró optimista con el próximo encuentro con los líderes musulmanes y manifestó que "Interior va a ser generoso", y añadió que "la ley sólo será aplicada a los extranjeros de cualquier origen que no demuestren su arraigo".El director general de Política Interior dijo que "en cierto modo Dudú tiene razón" refiriéndose a que la ley no debía ser aplicada a los musulmanes que residen en estas ciudades desde hace años y se mostró satisfecho de volver a establecer el diálogo con los afectados.

Por su parte, Dudú explicó, refiriéndose a las conversaciones que mantendrá con representantes del Gobierno, que tenía "bases firmes en las que sustentar su esperanza de cara a la solución del problema".

Mohamedi Dudú se entrevistará hoy con el defensor del pueblo, Joaquín Ruiz-Giménez, cuya mediación en el intento de solución del problema ha sido calificada por representantes de Interior como fundamental. Dudú manifestó que en estos momentos la prudencia era fundamental, y se limitó a agradecer en nombre de los musulmanes de Melilla las muestras de solidaridad marroquíes hacia su pueblo, de las que se declaró "absolutamente al margen", el líder musulmán

"Apoyo frente a la injusticia"

Aomar Mohamedi Dudú, aclaró que su grupo no había tenido nada que ver con la organización de la movilización del próximo domingo, y que no conocía más que lo que había leído en los periódicos. Reiteró su agradecimiento hacia este tipo de actos "que constituyen un apoyo frente a la injusticia", precisó.

Por otra parte, el Gobierno marroquí ha roto su silencio oficial en torno a Ceuta y Melilla y ha anunciado a través de la agencia de noticias MAP que "sigue de cerca la evolución" de los acontecimientos, sin precisar ningún otro detalle, según informa desde Fez Fernando Orgambides. Con esta escueta frase, el Ejecutivo presidido por Karim Lamrani pretende dar una respuesta a la intensa campaña desatada por la oposición nacionalista marroquí, que desde hace varias semanas viene exigiendo que el Gobierno de Rabat tome posiciones claras y firmes sobre la situación en que se encuentran las comunidades musulmanas de Ceuta y Melilla.

Los comentarios de los medios de comunicación que abarcan el espacio desde los nacionalistas marroquíes a la prensa moderada de Túnez, pasando por los comentarios generalmente exagerados de JANA, coinciden en calificar de presidios a ambas ciudades españolas; acusan al Gobierno de Felipe González de colonialista y denuncian un supuesto pacto entre Israel y las poblaciones españolas de ambas ciudades para aniquilar la presencia árabe. La manifestación marroquí se propone concentrar un importante número de ciudadanos del Norte de Marruecos como acto de repulsa contra el Gobierno español por la reciente represión policial contra los musulmanes de Melilla.

Suplicatorio contra Basset

Por otra parte y saliendo al paso de las acusaciones que contra Aomar Dudú vertió en el semanario Interviú el senador y secretario general del PSM-PSOE de Melilla, Julio Bassets, el líder musulmán declaró que va a interponer un suplicatorio contra el mencionado senador por sus declaraciones para conseguir su procesamiento. Bassets explicaba en sus declaraciones que Aomar Dudú había sido expulsado del PSOE por traidor a la vez que le acusaba de trabajar para Marruecos.

"Bassets está dinamitando el ambiente con este tipo de declaraciones" que según Dudú "son impresentables y horribles". Aomar Dudú añadió que la pretensión de Julio Bassets no era más que un intento de "envenenar las nuevas relaciones de diálogo que se iban a establecer con el Gobierno". Además recalcó que el interés de Bassets en contra de los musulmanes estaba suficientemente probado, ya que él mismo fue uno de los organizadores de la manifestación que tuvo lugar en Melilla el pasado diciembre a favor de la aplicación de la ley de Extranjería que Dudú calificó de "racista y fascista" y, "representación de la ruptura entre las dos comunidades".

A juicio de algunos de los dirigentes del grupo que lidera Aomar Dudu, están apareciendo grietas entre los puntos de vista del senador socialista Julio Bassets y su propio partido. Julio Bassets, junto con otros políticos, calificó la citada ley de "justa, progresista y humanitaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de febrero de 1986.

Lo más visto en...

Top 50