Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo acuerdo para prorrogar el alto el fuego de las FARC en Colombia

El grupo guerrillero de orientación comunista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la Comisión Gubernamental de Paz llegaron a un acuerdo para que el alto el fuego que está en vigor sea indefinido. Sin embargo, esta coincidencia de criterios no se reflejó en la firma de un documento, pues según reconocen ambas partes "todavía hay puntos que aclarar".Delegados de la Comisión de Paz, encabezados por su presidente, John Agudelo, se reunieron el pasado fin de semana en La Uribe, localidad al sureste del país, con los máximos comandantes de las FARC, Jacobo Arenas y Manuel Marulanda, Tirofijo. Las conversaciones fueron "fructíferas", según los propios negociadores.

Las FARC se comprometieron a que las próximas elecciones legislativas de marzo y las presidenciales de mayo se desarrollen "de forma ordenada y en paz". A las votaciones se presenta la Unión Patriótica (UP), organización que crearon las FARC para poder intervenir abierta y legalmente en la política del país.

Altos oficiales de las fuerzas armadas y políticos de los dos partidos tradicionales de Colombia -conservador y liberal- han acusado a la UP de realizar "proselitismo armado", por lo que solicitan que se le impida participar en los comicios.

Sin embargo, no se llegó a un compromiso en el espinoso tema de la multinacional anglo-holandesa Shell, que acusa a las FARC de chantaje. La firma europea explota unos yacimientos petrolíferos en la zona de Barrancabermeja, región centro-norte del país, y ha suspendido sus trabajos porque guerrilleros de las FARC le exigen 600.000 dólares (unos 90 millones de pesetas) para no desarrollar acciones contra las instalaciones y personal de la compañía. La Shell se niega a pagar y ha paralizado la extracción de crudo, dejando en el paro a más de un centenar de trabajadores colombianos.

La guerrilla comunista es el único grupo que respeta los acuerdos de alto el fuego suscritos con el Gobierno de Belisario Betancur en 1984. El Movimiento Diecinueve de Abril (M- 19) y el Ejército Popular de Liberación (EPL), que también firmaron los pactos, decidieron no respetarlos meses después, tras acusar al Ejército de violarlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de febrero de 1986