Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ejecutados 20 soldados soviéticos por negarse a luchar contra la guerrilla afgana

Veinte soldados soviéticos fueron ejecutados el mes pasado en la ciudad afgana de Kandahar por negarse a combatir contra los rebeldes, según afirmaron ayer fuentes diplomáticas occidentales. Dichas fuentes, citando noticias procedentes de la capital afgana, Kabul, señalaron que los soldados soviéticos, que luchaban al lado de tropas del Ejército de Afganistán, temían que éstos se pasasen al bando contrario.

Las fuentes también manifestaron que se había producido una fuga de carácterísticas similares: 400 miembros de la tribu shií Hazara, que formaban parte de una milicia progubernamental, se pasaron a las filas rebeldes cerca de la ciudad de Ghazni. El día 15 de diciembre los fugados rodearon a tropas afganas, que también se pasaron al bando rebelde.

Por otra parte, el presidente afgano, Babrak Karmal, declaró ayer que las garantías de paz en Afganistán propuestas por el Gobierno de Estados Unidos no son más que un intento de continuar la guerra.

"La llamada reconciliación democrática presentada por Washington (...) está muy lejos de la paz", manifestó Karmal. El presidente declaró que las garantías no serían más que una pantalla de humo para "proseguir una política agresiva e intervencionista contra nuestro país revolucionario".

Kabul e Islamabad intentan desde 1982 llegar a un acuerdo para la retirada de las tropas soviéticas de Afganistán, la repatriación de 4,5 millones de afganos a su país, y la aplicación de garantías internacionales que terminen con la ayuda exterior a los rebeldes. El Gobierno de Washington declaró en diciembre su disposición a garantizar dicho acuerdo, lo que se considera un paso importante, ya que Estados Unidos y su aliado Pakistán están entre los más importantes partidarios de los rebeldes contra Karmal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de enero de 1986