Las primeras obras de vertederos industriales, adjudicadas en 442 millones de pesetas

El coste de las dos instalaciones incluidas en la primera fase del programa de tratamiento de residuos industriales elaborado por el Gobierno regional de la Comunidad de Madrid será de 442 millones de pesetas. Las obras han sido adjudicadas a la empresa formada por Construcciones y Contratas, SA, Fomento de Construcciones y Técnicas de Protección del Medio Ambiente, SA, según informó el consejero, de Ordenación del Territorio, Medio Ambiente y Vivienda, Eduardo Mangada.A la licitación para la adjudicación de las obras se presentaron tres empresas, cuyos proyectos fueron estudiados por las tres instituciones participantes en el mencionado programa (Ministerio de Obras Públicas, Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Madrid), según informó la Comunidad de Madrid.

Las obras que han sido adjudicadas son la planta de tratamiento fisico-químico para residuos líquidos, que se situará en el término municipal de Madrid, y el depósito de seguridad, que se instalará en San Fernando de Henares.

La noticia de que el vertedero de residuos industriales tóxicos iría enclavado en San Fernando de Henares -una localidad de 20.000 habitantes, situada a 17 kilómetros de Madrid-, originó una fuerte reacción en contra por parte del Ayuntamiento, gobernado por el PCE, y, grupos ecologistas de la zona. El alcalde, Enrique Guerra, aseguró que el Ayuntamiento no concedería la licencia de obras y que si, pese a ello, éstas se iniciaban, recurriría al Tribunal Constitucional.

La inversión de las obras adjudicadas se desglosa en las siguientes actuaciones: 178 millones para el depósito de residuos sólidos neutralizados, en San Fernando; 238 millones para la planta de tratamiento de residuos líquidos, y 26 millones para la infraestructura de transporte de los residuos. Los costes de explotación serán de 5.132 pesetas por tonelada para los líquidos, y 3.637 pesetas por tonelada para los sólidos.

"La Comunidad de Madrid dispondrá de la licencia de obras antes de un mes", precisó Mangada a la comisión de Obras Públicas y Urbanismo de la Asamblea de Madrid, donde compareció a petición del Grupo Popular.

El consejero, que ya efectuó otra comparecencia similar en el pasado mes de octubre, a petición propia, reiteró que la seguridad de estas instalaciones "es muy superior a la de cualquier vertedero normal de basuras, porque aquí los residuos son vigilados permanentemente", así, como que "en ningún caso se almacenarán residuos de alta peligrosidad en este vertedero, pues quedan explícitamente excluidos del proyecto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de enero de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50