Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de las eléctricas prevé el mantenimiento del dividendo

Las proyecciones financieras individuales de las empresas eléctricas, enviadas el pasado viernes al Ministerio de Industria y Energía, prevén el mantenimiento de los dividendos distribuidos en los dos últimos ejercicios, si bien alguna empresa contempla la posibilidad de un pequeño recorte en determinadas circunstancias.

Las proyecciones enviadas por las compañías eléctricas al Ministerio de Industria, sin embargo, varían de año a año, aunque incluyen una media ponderada para los próximos cinco años del dividendo del 8% neto. Las empresas públicas Endesa y Enher han retrasado a hoy la entrega de sus proyecciones, que a su vez se enmarcan dentro de la tónica general del sector.El Ministerio de Industria inició ayer el estudio de la totalidad de los documentos que, como parte integrante del proyecto de acuerdo de intercambio de activos, han remitido al registro ministerial las empresas eléctricas involucradas en el proceso de intercambios. Se trata de las grandes sociedades del sector -Iberduero, Hidrola, Unión-Fenosa, Fecsa, Sevillana, Endesa-Enher-, así como Hidrocantábrico, sociedad de medio tamaño que adquiere un porcentaje de Trillo.

La documentación remitida íncluye un proyecto de acuerdo de intercambio de activos, una propuesta de Endesa de modificar el precio del contrato de suministro de energía que tiene con el sector, las proyecciones genéricas de evolución financiera del sector en los próximos cinco años y, por último, las proyecciones individualizadas de cada una de estas empresas durante el mismo período.

La primera entrega de documentos se realizó hace unos 15 días y, salvo en la cuestión de la modificación del precio del contrato de la empresa pública Endesa, hubo un acuerdo solidario de todas las compañías.

Caso diferente han sid6 las proyecciones individualizadas que, según indican fuentes solventes, van firmadas bajo responsabilidad exclusiva de cada presidente, de acuerdo a la petición que el representante de Iberduero, Manuel Gómez de Pablo, realizó en la última reunión de presidentes, celebrada el pasado jueves.

La petición fue considerada lógica por el resto, ya que cada empresa ha tenido libertad absoluta, dentro de los principios generales de contabilidad, para hacer sus estimaciones.

Según fuentes solventes, las proyecciones individualizadas se asemejan, en su filosofía y concepción, a las genéricas que ya fueron presentadas por el sector dos semanas antes. Se ratifica el carácter de proyección de las estimaciones; es decir, que no suponen, en ningún caso, una indicación fidedigna de lo que cada empresa piensa aplicar dentro de su política de remuneración del capital. En gran parte, las proyecciones son ejercicios teóricos, porque el ministerio no ha establecido unas instrucciones claras de cómo deben realizarse.

Análisis inicial

Un análisis inicial del contenido de las proyecciones, de las que ha tenido conocimiento este periódico, indica que las empresas, en la cuestión de distribución de dividendos a sus accionistas, persiguen mantener la misma tónica que en los dos últimos años, cuando se inició el proceso de saneamiento financiero.A este respecto, las proyecciones no son lineales, ya que algunos de los parámetros experimentan modificaciones anuales, no siendo los mismos durante el quinquenio.

Según fuentes solventes, salvo Unión-Fenosa, que prevé un dividendo inicial del 6,5% neto, aunqu e ampliable al 8% en determinadas circunstancias, las demás incluyen una proyección para el primer año similar a la política de ejercicios anteriores. Así, Iberduero aspira a distribuir el 9%, si el ministerio lo autoriza, aunque sus cálculos están realizados sobre la base del 8,5%.

Hidrola, Sevillana, Endesa e incluso Fecsa realizan sus proyecciones sobre el 8% neto, mientras que Enher mantendrá el mismo 6% del año pasado. Por su lado, Hidrocantábrico continúa la política del 9% neto.

Para algunos expertos, las proyecciones no son más que un mero ejercicio teórico. En los planes presentados no existe una similitud de principios contables. Algunas empresas aplican una política de amortizaciones más dura que otras, y otras prevén un coste medio del pasivo superior al que aplican otras.

Las diferencias de cambio no se contabilizan de la misma manera e incluso la vida media de las instalaciones no es la misma en unas proyecciones que en otras.

Por último, y quizá éste sea un elemento que más trivializa las conclusiones, las empresas han estimado las denominadas compensaciones por ventas de energía de una manera completamente aleatoria. Según palabras de un experto, "las empresas han contabilizado por compensaciones aquello que les gustaría recibir o pagar". En conclusión, el capítulo de compensaciones, donde el ministerio todavía no se ha pronunciado, se ha convertido en el "típico cajón de sastre" donde todas las diferencias entre gastos y costes se han incluido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de noviembre de 1985