Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josu Abrisketa, dirigente histórico de ETA, puede regresar a España libremente

Josu Abrisketa Korta, Txutxo, dirigente histórico de ETA, encuadrado en la actualidad en la VIII Asamblea, y que se encuentra exiliado en Cuba tras haber sido expulsado del País Vasco francés, puede volver libremente a España al haber prescrito los delitos de los que estaba acusado. La Audiencia Nacional ha dictado un auto por el que se archivan sin responsabilidad las dos causas que estaban abiertas contra él por diversos delitos.

La Audiencia ha estimado que ninguno de los,hechos de los que Abrisketa estaba acusado está castigado con pena superior a la de seis años de prisión, por lo que todos ellos han prescrito al haber transcurrido el plazo de cinco años establecido en el artículo 113 del Código Penal. Según el citado artículo, los delitos prescriben a los 20 años cuando la ley señalare penas de muerte o de reclusión mayor (de 20 años y un día a 30 años); a los 15 años, cuando la ,pena señalada para el delito sea de reclusión menor (de 12 años y un día a 20 años); a los 10 años, cuando la pena exceda de seis años; y a los cinco años, cuando se señalara otra pena.Abrisketa tenía pendientes dos sumarios abiertos en 1978, por hechos cometidos a finales de 1977. Fue procesado en octubre del 78 por robos de coche a punta de pistola, atracos a empresas y depósito de armas, y declarado en rebeldía en 1979, por lo que el proceso quedaba paralizado para él. Algunos de sus compañeros polimilis fueron juzgados por los mismos hechos de los que estaba acusado Abrisketa, y fueron condenados a penas elevadas.

La petición de prescripción de los delitos fue realizada por la esposa de Abrisketa, la abogada Annie Puyó. El fiscal de la Audiencia Nacional se había opuesto a la solicitud por entender que los delitos no pueden prescribir para los rebeldes, pero la Audiencia ha considerado que la declaración de rebeldía del procesado no impide la prescripción del delito.

Abrisketa fue juzgado en el consejo de guerra de Burgos, en 1970, fue condenado a 62 años y amnistiado en 1977. Al poco tiempo se exilió a Francia. En enero de 1984, las autoridades francesas lo deportaron a Panamá, desde donde tras cuatro meses de estancia fue trasladado a Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de noviembre de 1985

Más información

  • Los delitos de que estaba acusado han prescrito