Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La crisis bancaria

Los españoles estamos siguiendo con mucho interés las noticias que sobre la crisis bancaria nos facilitan los medios de comunicación. Así, hemos podido saber que en la auditoría realizada al Fondo de Garantía de Depósitos, éste ha confirmado unas ayudas a la banca del orden de más del billón de pesetas. Y, claro, hay que ir al fondo de la cuestión abiertamente, porque está claro que lo que ha originado la crisis bancaria, en realidad, han sido las pérdidas que se han ocasionado en las empresas pertenecientes a los grupos bancarios, debido a su mala gestión, al estar dirigidas por unos ejecutivos engreídos e ineptos. Esto es lo que origina los 100.000 millones de pérdidas de Banca Catalana y las pérdidas en las empresas pertenecientes al Banco Hispano Americano, debido a una dirección obsoleta y a ejecutivos pedantes e ineficaces. Esto ha de quedar absolutamente claro, y, por tanto, el Gobierno debe dejar de ayudar a los bancos, ya que no comprendemos los españoles cómo es posible que se ayude a empresarios privados, que son los causantes, repito, de las crisis bancarias, y se trate de desmantelar el INI aduciendo cuantiosas pérdidas. Tampoco es justo que se ayude tan poco al pequeño empresario y todo se lo lleven las grandes empresas.Para terminar, yo pediría al señor Cuevas que, en vez de pedir' hipócritamente libertad para las empresas y flexibilidad de plantillas, flexibilice a sus ejecutivos y contrate a nuevos, y verá cómo todo se soluciona. Es curioso que directivos malos (el mal estado de nuestras empresas es claramente indicativo de su talento para dirigir) sean los que más ganan en toda Europa, y en vez de echarles a la calle, les cambien de puesto en puesto, con lo cual acaban arruinando las empresas totalmente y, por consiguiente, obligan al Estado a subir los sueldos de sus directivos para evitar la huida hacia empresas privadas, aumentando aún más las diferencias entre los trabajadores de la misma empresa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de noviembre de 1985