Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe superior de Policía, criticado por ocultar que un presunto chantajista era inspector

Los tres sindicatos del Cuerpo Superior de Policía, consultados por Efe, criticaron ayer la actuación del jefe superior de policía de Madrid, Antonio Garrido, por haber omitido en una nota informativa que el presunto autor de un intento de chantaje a un empresario madrideño era inspector de primera con destino en la comisaría de Chamartín.

El pasado lunes, la Jefatura Superior de Policía informó sobre el caso y facilitó las iniciales del nombre del detenido y el dato de que éste carecía de antecedentes, pero olvidó añadir que era policía.La identidad completa del inspector, Eduardo Fernández Robleda, de 31 años, y su condición de funcionario en activo en la comisaría citada, fue facilitada a la Prensa el martes por la Delegación del Gobierno en Madrid.

El delegado, Jose María Rodríguez Colorado, advirtió que la nota de la Jefatura ocultaba un dato informativamente importante y ordenó personalmente su difusión. El inspector trabajaba antireglamentariamente como guardaespaldas del propietario de unos grandes almacenes, al que exigió por carta un impuesto revolucionario de 15 millones de pesetas, en nombre de una supuesta organización independentista canaria.

Para el secretario de organización de la Plataforma Unitaria de Policía (PUP), José Antonio Rodríguez, la actuación de la Jefatura es "contraproducente para el propio prestigio de la policía". Según declaró el representante de la PUP, "es un error tratar de ocultar esta irregularidad de un inspector, porque así la policía se convierte en una organización que crea suspicacias en la opinión pública". "El mayor beneficio que se puede hacer a nuestro cuerpo es la transparencia de sus actuaciones, incluso las irregulares".

Un portavoz de la Unión Sindical de Policía (USP) coincidió también en que "no tiene sentido ocultar este hecho". El representante de la USP atribuyó la actitud de Jefatura a "un paternalismo y un espíritu de cuerpo mal entendidos". Añadió que "pese a ese error, lo cierto es que Jefatura ha detenido y puesto a disposición judicial al funcionario".

De modo parecido se pronunció un portavoz de la ejecutiva del Sindicato Profesional de Policía (SPP), que afirmó que "desde el primer día había que haber explicado su condición de funcionario, porque eso era relevante en la información". Para el portavoz, facilitar tan sólo las iniciales del presunto chantajista es explicable "por razones de seguridad y porque desde hace tiempo la Jefatura Superior de Policía actúa así con todos los detenidos", pero el silenciar otros datos "no tiene sentido, porque tarde o temprano se sabe todo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de octubre de 1985

Más información

  • Los sindicatos policiales calirican de "grave error" la actitud de Antonio Garrido