Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Fallece un recluso de la prisión de Málaga con síntomas de SIDA

Un recluso de la prisión de Málaga, F. G. F., de 23 años, ha fallecido en el hospital provincial, probablemente a consecuencia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), según ha manifestado un portavoz de la Unión Sindical Obrera (USO), el sindicato mayoritario en este centro penitenciario. Este extremo no ha sido confirmado oficialmente por el hospital, que permanece a la espera de los resultados del Instituto de Análisis de Majadahonda.

El joven, heroinómano y enfermo de sífilis, ingresó en la prisión provincial de Málaga hace un mes. Contra él pesaba una orden de busca y captura por deserción del juzgado militar de Santa Cruz de Tenerife. Durante su estancia en la prisión pasó todo el tiempo en la enfermería, y tuvo que ser ingresado dos veces en el hospital provincial.En la provincia de Málaga se han confirmado ya dos muertes por SIDA: un hemofílico de 14 años y un heterosexual de 42, este último diagnosticado después del fallecimiento.

Ahora la muerte de este joven recluso ha causado una gran preocupación entre funcionarios e internos. Así, USO celebrará hoy una reunión con sus afiliados para explicar las acciones que piensa adoptar, para que "se dé una solución a la inseguridad sanitaria de los que trabajan en la cárcel y también a la de los internos" y pedirá que se realice una inspección médica de funcionarios y presos para determinar los posibles riesgos existentes y tomar las precauciones necesarias para prevenir su aparición y contagio.

Estas inspecciones ya se han realizado recientemente en las cárceles de Sevilla y Valencia y se llevarán a cabo esta semana en las de El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera (Cádiz).

Hacinamiento

Los reclusos malagueños ya habían formulado su preocupación por esta enfermedad a través de una revista interna, llamada La Bola, en la que incluyeron distintas informaciones sobre el SIDA recogidas de la Prensa nacional. En la prisión provincial de Málaga, con una capacidad máxima de 250 internos, hay en la actualidad unos 700 reclusos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 1985