Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no descarta aplicar en 1986 el nuevo sistema de financiación autonómica, según Pons

El ministro de Administración Territorial, Félix Pons, aseguró ayer en Barcelona que el Gobierno no descarta que el nuevo sistema de financiación de las autonomías se aplique en el ejercicio económico de 1986, "siquiera sea parcialmente". Estas afirmaciones coinciden con la impresión existente entre altos cargos de la Generalitat de Cataluña, tras el reciente encuentro entre los presidentes Felipe González y Jordi Pujol. En la institución autonómica se parte de la premisa de que el modelo de financiación que se pacte en los próximos meses tendrá un efecto retroactivo en los presupuestos de la Generalitat del próximo año. Félix Pons afirmó también que era posible culminar la negociación sobre financiación en la fecha límite prometida por Felipe González -el 31 de diciembre de 1985-, "pues los problemas básicos que se deben resolver son de tipo político".Estos problemas políticos fueron definidos por el ministro como los derivados de la necesidad de "conciliar adecuadamente los intereses de todas las comunidades autónomas entre sí, y del conjunto de éstas con otras admnistraciones como la municipal y la del Estado". Pons, que enfocó sistemáticamente sus respuestas desde la globalidad del proceso autonómico, indicó que los aspectos técnicos de las cuestión financiera estaban ya resueltos. "Los números no encierran trampa; hay tiempo prudencial de aquí a fin de año para solucionar los problemas políticos".

Aunque es la primera vez que visita Cataluña desde su toma de posesión, la estancia en Barcelona del ministro de Administración Territorial no tuvo carácter oficial. Pons se desplazó para pronunciar una conferencia en la Asociación de la Prensa de Barcelona sobre El futuro de las autonomías. Pese a ello, almorzó en privado con el presidente de la Generalitat y visitó el Ayuntamiento de Barcelona. Según declaró en una conferencia de prensa, no cabe esperar resultados espectaculares de su encuentro con Pujol. Fuentes de la Generalitat coincidieron con esta opinión sobre el encuentro, que versó fundamentalmente acerca de la problemática de la financiación y de la culminación del proceso de transferencias de servicios del Estado a Cataluña, del que, según el ministro, queda pendiente "sólo un 5% de flecos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de octubre de 1985