Violentas protestas de los antinazis en la RFA por la muerte de un manifestante

Numerosas ciudades de la República Federal de Alemania fueron escenario de violentos disturbios en la noche del domingo, provocados por jóvenes que protestaban por la muerte de Günther Sare, de 36 años, atropellado por un vehículo policial el sábado en Francfort, cuando participaba en una manifestación en contra de una asamblea neonazi.

Los enfrentamientos más duros se volvieron a registrar en Francfort, donde se produjeron más de 100 heridos entre manifestantes y policía, 255 detenciones y cuantiosos daños. Con adoquines arrancados del pavimento y barras metálicas, los manifestantes, algunos enmascarados, rompieron sistemáticamente las cristaleras de comercios, bancos y empresas de la zona céntrica cercana a la estación y se enfrentron a las fuerzas de seguridad. Según la policía, algunas tiendas fueron saqueadas. El propietario de una joyería denunció el robo de artículos por valor de 200.000 marcos (12 millones de pesetas). A los detenidos les fueron requisados cuchillos, porras y otros objetos punzantes.Graves incidentes se produjeron también en Hamburgo, donde unos 300 jóvenes se concentraron en el barrio de Altona y, en cuestión de pocas horas, rompieron las vidrieras de más de 200 comercios. Posteriormente, la manifestación se dividió en pequeños grupos que continuaron hostigando a la policía hasta pasada la medianoche.

La madre del manifestante muerto el sábado presentó ayer denuncia contra el jefe de la policía de Francfort y los ocupantes del camión cisterna de la policía que atropelló a su hijo. Según la denuncia, el conductor del camión pudo ver claramente ante sí, enfocado por los faros del vehículo, a Gunther Sare. A pesar de ello, aceleró, por lo que "al menos aceptó la posibilidad de la muerte del manifestante". También acusa al jefe de la policía de impedir que unos manifetantes con conocimientos médicos asistieran al herido y de retrasar la llegada del médico, que tardó más de 20 minutos en acudir al lugar de los hechos.

Sare fue atropellado a primeras horas de la noche del sábado por un camión cisterna con canoñes de agua, cuando la policía disolvía una manifestación convocada por grupos de izquierda para protestar contra la celebración de una asamblea del Partido Nacional Democrático (NPD), de tendencia neonazi. Nada más conocerse la noticia de la muerte de Sare se produjeron varias manifestaciones espontáneas en grandes ciudades alemanas como Berlín, Hamburgo y Múnich. El domingo los incidentes se extendieron a otras muchas localidades.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS