Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Isaac Peral y Monturiol

En un artículo escrito por el señor Alier y publicado en su periódico el día 6 de los corrientes, como semblanza y homenaje en el aniversario de la muerte de Monturiol, se ha deslizado una serie de errores que me veo obligado a tener que desmentir, aun cuando esto no debiera ser necesario.Primero, que Isaac Peral jamás reconoció que Monturiol, o cualquiera otro, le hubiera precedido en la invención del submarino, puesto que esto hubiera sido como si Werner von Braun hubiese otorgado la primacía en la invención de su V-2 al que inventó el cohete de las ferias.

Por otra parte, precursores de la navegación submarina ha habido muchos en la historia, empezando por Jonás. En efecto, son muchos los hombres que a lo largo de la historia han pretendido, sin éxito, hacer realidad ese viejo sueño de la humanidad. Monturiol fue uno más de éstos. Pero inventor, lo que se dice inventor, es decir, el hombre que triunfó dónde los otros fracasaron, el hombre que hizo realidad el citado sueño, sólo hubo uno, y ése fue Isaac Peral y Caballero. Baste como simple argumento lo que dice el historiador naval norteamericano Carl H. Hilton, en un artículo publicado en noviembre de 1956 en la revista Proceedings (revista oficial de la Marina de EE UU): "(El Peral)... fue el prototipo de todos los submarinos en ambas guerras mundiales hasta la época del Snorkel y el radar". Quiere esto decir que en el submarino convencional de hoy en día es perfectamente visible la huella de Isaac Peral en un sinnúmero de aparatos y mecanismos fundamentales de éste: la central de maniobras o la CIC, el periscopio, la propulsión eléctrica, el tubo lanza torpedos, el sistema para la compensación del peso tras el lanzamiento de éste, el giróscopo, los mecanismos para la inmersión, para la emersión y para el mantenimiento en cota de la profundidad, etcétera. Por citar sólo unos cuantos de los más importantes. Busquen ustedes la huella de cualquier otro precursor en el submarino de hoy. No la hay.

Por esto, decir, como dice el citado artículo, "Isaac Peral, inventor también de un submarino" es un disparate. Como si hubiera media docena de inventores de media docena de submarinos. Submarino sólo hay uno, y por ende, inventor también nada más que uno. Y es triste que cuando en casi todos los países civilizados se reconoce esto, al menos a nivel de entendidos en la materia, sea precisamente en su patria donde todavía hoy se siga menospreciando su obra, que, dicho sea de paso, fue por amor a ella por lo que la hizo. Sacrificando la gloria de su invención, el invento mismo, su profesión y hasta su salud a una nación que tan injustamente le pagó en vida y tan cruelmente minimiza su mérito cerca del centenario del descubrimiento de la navegación submarina.- Javier Sanmateo Isaac-Peral.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS