Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reagan pide al Congreso que detenga el proteccionismo

Ronald Reagan pidió el miércoles al Congreso que detenga "la estampida proteccionista", que supondría para Estados Unidos "un viaje de ida al desastre económico". Pero el Senado, horas antes de la intervención del presidente, aprobó la legislación para obligar a Japón a abrir su mercado de productos de telecomunicaciones.

Reagan, en su primera conferencia de prensa desde la operación de cáncer del pasado julio, reiteró su firme oposición a las medidas proteccionistas, descartando, al menos en público, un entendimiento con el Congreso. Sin embargo, la Casa Blanca está tratando de negociar una legislación comercial más agresiva, que sea aceptable también para el Parlamento, donde esperan su aprobación más de 300 medidas proteccionistas. El presidente podría anunciar la próxima semana una nueva política comercial para calmar la irritación provocada por un déficit comercial que puede superar este año los 150.000 millones de dólares (25,8 billones de pesetas).El presidente pidió al Congreso que trabaje con él, "no contra mí", para abrir los mercados exteriores cerrados a los productos estadounidenses y para "urgir a las otras naciones que recorten sus altos impuestos para reforzar sus economías y su capacidad de comprar productos norteamericanos". "Necesitamos más crecimiento, no sólo aquí, sino en todo el mundo, y para ello debemos tener un comercio libre y justo", explicó Reagan, que prometió una nueva década de progreso económico para este país con la creación de 10 millones de nuevos puestos de trabajo.

Error de los años treinta

Reagan advirtió contra la repetición del error de los años treinta, cuando EE UU aprobó tarifas proteccionistas mediante la enmienda Smoot-Hawley, que provocaron represalias y una guerra comercial que amplificó la gran depresión. El presidente dijo que "si cometemos el mismo error volveremos a pagar un precio", y las primeras víctimas de la represalia serán las exportaciones de maquinaria, aviones comerciales, alta tecnología y productos químicos. "La agricultura y la industria, que ya sufren graves problemas, serán aún más vulnerables".El presidente se mostró vacilante al responder a una pregunta sobre el déficit comercial y al hecho de que, por primera vez desde 1914, Estados Unidos pase a convertirse en una nación deudora. Reagan confundió las estadísticas y se hizo un lío con las balanzas de pagos y comercial, para asegurar que "es una exageración" decir que este país es deudor neto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 1985

Más información

  • La Casa Blanca trata de negociar la política comercial