Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe ferroviaria

Dos españoles entre los 23 muertos identificados del descarrilamiento de un tren en Francia

Dos españoles figuran entre los 23 muertos identificados, hasta primera hora del día de hoy, de los 46 habidos en el descarrilamiento -en la madrugada del mismo día, en las proximidades de Argenton-sur-Creuse (Francia)- de un tren de pasajeros que cubría el trayecto París-Port Bou, dos de cuyos vagones fueron embestidos por un convoy que circulaba en dirección contraria. Al menos otros 85 pasajeros resultaron heridos, siete de los cuales han sido identificados como españoles. El accidente fue provocado por un fallo del conductor del tren de París, que circulaba a 100 kilómetros por hora en un tramo en el que la velocidad está limitada a 30.

Un portavoz de la gendarmería de Chateauroux, a unos 30 kilómetros del lugar donde se produjo el accidente, informó de que entre las 23 víctimas mortales identificadas a última hora de la noche figuraban dos españoles: Socorro Delgado Alonso, de Barcelona, y Eduardo Juliá, de quien no se facilitó el lugar de residencia. Socorro Delgado, de 35 años de edad, regresaba desde París después de haber estado en Nicaragua formando parte de un grupo de la clínica barcelonesa Valle de Hebrón que prestó allí ayuda sanitaria.Entre los 23 muertos identificados, figuran -aparte de Socorro Delgado y Eduardo Juliá- otras cinco personas con apellidos espaoles. Sin embargo, fuentes de la prefectura no pudieron confirmar que se trate de ciudadonos españoles. Anteriormente se había informado de la muerte de Georges (sic) Lozano, supuestamente español y residente en París, que no figuraba con esta nacionalidad en la lista posterior.

También.se facilitó una relación de siete españoles heridos: Alicia María Palau, José Palau, Pedro Ortega Gracia -también componente del grupo barcelonés procedente de Nicaragua- José Luis Couz, Montserrat, Montagut, José Cubellus y Boza Banglia. Según estas informaciones, todos ellos, excepto Montserrat Montagut, vecina de Lérida, son residentes en Barcelona. La ortografía es aproximada.

Fuentes de la compañía nacional de ferrocarriles franceses (SNCF) informaron ayer que el conductor del tren de pasajeros, Jean Yves Brisset -que resultó ileso-, admitió su culpabilidad y se halla bajo detención preventiva. Brisset, de 37 años, podría ser acusado de homicidio no premeditado.

El accidente se produjo a un kilómetro de distancia de la estación de Argenton-sur-Creuse, una localidad de 7.000 habitantes situada a unos 300 kilómetros al sur de París, en un tramo de doble vía y en curva, donde actualmente se están realizando obras para la instalación de un sistema de señales luminosas automático, por lo que la velocidad ha sido limitada a 30 kilómetros por hora.

Según declaró el conductor del tren de pasajeros, al darse cuenta de su error intentó frenar, lo que provocó que el tren se balanceara y que dos vagones de la cola -en su mayoría, coches cama-, en los que viajaban unas 20 personas descarrilaran sobre la otra vía.

Antes de que los pasajeros -casi todos los cuales dormían- pudieran ponerse a salvo, la locomotora de un tren correo procedente de Brive, en sentido contrario, chocó violentamente contra los dos vagones y destruyó un compartimento del primero y dos del segundo.

Todos los muertos y heridos en el accidente corresponden al tren de pasajeros, en el que, al coincidir con la fecha clave de fin de las vacaciones, viajaban centenares de personas. El conductor del tren de Brive sólo recibió heridas leves, mientras que los miembros del personal encargado de la distribución del correo resultaron ilesos debido a que viajaban con cinturones de seguridad.

La prefectura del departamento de Indre, al que pertenece Argenton-sur-Creuse, puso inmediatamente en marcha un plan de emergencia para las tareas de rescate y movilizó a los gendarmes y bomberos de toda la zona, a los que se añadieron refuerzos del vecino departamento de Haute-Vienne.

El secretario de Estado de Transportes, Jean Auroux, se desplazó al lugar de los hechos a petición del primer ministro, Laurent Fabius. Auroux declaró que "tres accidentes en dos meses son demasiados", al referirse a los otros dos siniestros ferroviarios ocurridos en este país desde el pasado mes de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 1985