Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una comisión del Gobierno holandés, favorable a la eutanasia en determinados casos

Una comisión gubernamental holandesa, formada por 15 abogados, médicos y académicos, ha recomendado que la ley vigente sea enmendada para permitir la eutanasia en aquellos casos en que los pacientes en fase muy aguda o irreversible de la enfermedad soliciten de manera razonada a los médicos ayuda para morir.Un portavoz del Ministerio de Sanidad de Holanda señaló que el dictamen de la comisión de expertos es inminente, y que su contenido es claramente favorable a la reforma del Código Penal para permitir la eutanasia en algunos casos y bajo determinadas condiciones. Entre éstas se incluye que el médico encargado de realizar la eutanasia consulte antes con otros doctores de mayor experiencia profesional.

El Tribunal Supremo holandés dictaminó el pasado año que la ética de los médicos y la ley no deben entrar en contradicción. A partir de entonces, a los médicos ínculpados en casos de muerte por piedad o eutanasia se les retiraron los cargos, en tanto un partido político minoritario, de centro izquierda, introdujo una propuesta de ley en el Parlamento para que la eutanasia fuera legal. Este proyecto de ley ha quedado aparcado hasta que se haga público el dictamen de la comisión de expertos.

Un portavoz de los democristianos, formación política mayoritaria en la coalición gubernamental holandesa, ha manifestado que se oponen a las enmiendas liberalizadoras. La oposición laborista y la formación política de centro-derecha no han hecho públicas sus posiciones al respecto, en espera del dictamen de los especialistas. En cualquier caso, si bien la enmienda de¡ Código Penal liberalizadora de la eutanasia sería técnicamente posible, no, parece probable que se efectúe antes de las próximas elecciones de mayo de 1986, según un portavoz de los laboristas.

La ley actual prevé penas de hasta 12 años de cárcel para los médicos que practiquen la eutanasia, pero la sentencia del Tribunal Supremo ha permitido que la gran mayoría de los doctores acusados de este delito se hayan visto libres de culpa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 1985