Shamir se declara partidario de aplicar la pena de muerte a los terroristas

Tres muchachos árabes, de edades comprendidas entre 13 y 17 años, confesaron ante la policía israelí haber asesinado hace una semana al maestro José Elyahu y a la maestra Leah Elmaikes, cuyos cadáveres fueron hallados el pasado viernes cerca de una base paramilitar de Afula, en la Baja Galilea. Coincidiendo con este suceso, Isaac Shamir, número dos del Gobierno israelí y jefe de la coalición derechista Likud, se mostró partidario de aplicar la pena de muerte a los terroristas.Los tres muchachos confesaron haber robado un revólver en un puesto militar. Con el revólver dispararon tres tiros contra el maestro. A la maestra la mataron por asfixia y con un arma blanca, según las confesiones de los detenidos ante la policía israelí. Los cadáveres de los maestros fueron enterrados ayer en una ceremonia funeraria en Afula, donde han surgido disturbios antiárabes a raíz del suceso. Diariamente, miles de palestinos del norte de Cisjordania acuden a esta ciudad a trabajar.

Cinco israelíes fueron detenidos en Afula a consecuencia de los disturbios antiárabes registrados el viernes pasado contra trabajadores palestinos. Los detenidos causaron destrozos en comercios árabes de la ciudad al grito de "Kahane, Kahane" (nombre de un rabino radical israelí) y "El mejor árabe es el árabe muerto".

Isaac Shamir, ministro de Asuntos Exteriores de Israel, dijo que la reciente liberación de más de 1.000 palestinos de las cárceles israelíes, en canje por tres soldados del Tsahel, Ejército de Israel, "ha hecho perder al encarcelamiento su poder disuasorio". Shamir dijo que es partidario de la "implantación de la pena de muerte" contra los terroristas árabes, si bien en el caso de los asesinos de los maestros de Afula no podrá serles aplicada por ser menores de edad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS