Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

179 'secretas' son obligados a comprar un uniforme para jurar el cargo y después se les prohíbe usarlo

Los 179 inspectores del Cuerpo Superior de Policía que recibieron ayer sus despachos de manos del ministro del Interior, José Barrionuevo, en la antigua escuela de Canillas (Madrid) fueron obligados recientemente a adquirir el uniforme civil del cuerpo, que viene a costar unas 30.000 pesetas. Posteriormente, los responsables del departamento decidieron que vistieran de paisano y prohibieron que asistiesen con el uniforme.

El uniforme civil de la policía conocida por la secreta está formado por un pantalón y una chaqueta azul marino, así como una gorra. Diferentes distintivos destacan en el traje el grado de los policías, que varía entre los diferentes tipos de inspectores y luego subcomisarios y comisarios.Uno de los 179 inspectores del Cuerpo Superior de Policía que recibieron sus despachos en la tarde de ayer de manos del ministro del Interior informó a EL PAIS de que recientemente les obligaron a comprar el uniforme civil del cuerpo para presentarse al citado acto oficial. La decisión, añadió, fue renovada posteriormente por los responsables del departamento, quienes decidieron finalmente que los policías asistieran vestidos de paisano, cuando la mayoría había adquirido ya su uniforme, que, según el citado inspector, cuesta alrededor de 30.000 pesetas.

El dato fue confirmado ayer por un portavoz autorizado de la Dirección General de la Policía, quien añadió que, aunque se haya decidido que fueran de paisano, "el uniforme civil les sirve para toda la vida". El Cuerpo Superior de Policía tiene desde siempre su uniforme civil, como lo tienen los funcionarios civiles y otros colectivos profesionales, como los ingenieros, etcétera, aunque prácticamente nunca sea utilizado.

El inspector de policía que informó a este periódico añadió que la Dirección General de la Policía parece que se ha comprometido a pagar los uniformes civiles de los inspectores del Cuerpo Superior de Policía, lo que supondría, a una media de 30.000 pesetas, un total de 5.370.000 pesetas.

Unificación policial

El ministro del Interior, José Barrionuevo, entregó ayer los despachos, en la antigua escuela de policía de Canillas, a los 179 inspectores del Cuerpo Superior de Policía y a 218 tenientes de la Policía Nacional, en un acto de acercamiento entre los dos cuerpos con miras a la prometida unificación policial. Ésta es la segunda ocasión en que se realiza, con ese objetivo, un acto conjunto entre ambos cuerpos, que en un futuro se convertirán en un único servicio.Los inspectores pasaron tres años por la Escuela Superior de Policía de Ávila, en donde ingresaron con unos estudios de COU. En el futuro se exigirá a los que pretendan ingresar en la mencionada escuela el diploma universitario. De los 218 tenientes, 26 proceden de la Academia Militar de Zaragoza; 157, por antigüedad de los suboficiales del cuerpo de la Policía Nacional, y 35, de suboficiales del cuerpo, pero llegados por concurso oposición.

Asimismo, en el mismo acto fueron condecorados el jefe superior de Policía de Bilbao, Miguel Planchuelo; el jefe del Servicio de Información de la Dirección de la Seguridad del Estado y anterior jefe superior de Bilbao, Francisco Alvarez, y el jefe de la Brigada Central de Información, José María Escudero.

Escudero, muy conocido en ambientes anarquistas por su persecución de estos grupos en la época franquista, es la mano derecha de Jesús Martínez Torres, comisarlo general de Información, relacionado por varias personas con torturas durante su etapa en la Brigada Político-social en Zaragoza.

Asimismo, Barrionuevo, y otros responsables del departamento inauguraron ayer el nuevo Gabinete de Identificación de la Policía, que se instalará completamente en la antigua escuela de policía de Canillas. Hasta ahora, sólo han podido ponerse en marcha algunos departamentos del citado gabinete.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de julio de 1985

Más información

  • El traje cuesta alrededor de 30.000 pesetas