Las grandes figuras del ‘rock’, se reunieron en Londres y Filadelfia ‘Por África’

En un gesto de solidaridad sin precedentes, los más famosos artistas de música pop y rock del mundo, desde Mick Jagger a Paul McCartney, pasando por Bod Geldof -autor de la idea-, Elton John y The Who, que se reunieron para esta ocasión, juntaron sus esfuerzos en un concierto global de más de 16 horas de duración para conseguir fondos con destino a paliar los efectos del hambre en África. El concierto se retransmitió por satélite desde Londres y Filadelfia (Estados Unidos) para 160 países, y se estima que fue visto por 1.5% millones de telespectadores.

El concierto comenzó a mediodía de ayer, en el estadio de Wembley, en la capital británica, donde más de 72.000 personas pagaron 25 libras (más de 5.000 pesetas) por entrada para contribuir a la suscripción mundial en favor de los países africanos afectados por el hambre. El precio de las entradas en Filadelfia fue de 35 dólares (4.880 pesetas).Según estimaciones de la BBC, cuya segunda cadena transmitió en directo todo el concierto, unos 160 países, con una audiencia estimada en 1.500 millones de personas, conectaron para retransmitirlo. Entre los países que grabaron las actuaciones se encontraban la Unión Soviética y la República Popular China. Sólo los derechos de radiodifusión, 672 millones de pesetas, cubren los gastos de organización del concierto.

Momentos antes del comienzo de la ceremonia, los organizadores pasaron un documental sobre las penalidades de los diversos países africanos, principalmente Etiopía. El escenario principal de Wembley estaba presidido por un gigantesco cartel con el título Live aid (Ayuda viva), sobre un diseño del mapa de África. Encima, otro cartel decía: "Alimentemos al mundo, 13 de julio de 1985".

Poco antes del mediodía, los príncipes de Gales llegaron al escenario a los acordes del God save the Queen, el himno nacional británico, mientras la multitud, que aguantó a pie firme un calor húmedo de 28 grados centígrados, prorrumpía en vítores y aplausos. Carlos y Diana departieron durante cerca de media hora con el promotor de la idea, la estrella de rock Bob Geldof, quien grabó un disco que consiguió unas ventas de ocho millones de libras (unos 2.000 millones de pesetas) destinadas a Etiopía. Geldof espera recaudar más de 10 millones de libras (unos 2.300 millones de pesetas) sólo en el Reino Unido. Una hora después, se habían recaudado por teléfono cerca de 200.000 libras (46 millones de pesetas).

A las cinco de la tarde (hora británica, seis de la tarde hora española), y a través de una red de satélites, la acción pasó al estadio John F. Kennedy, de Filadelfia, donde una audiencia estimada en 90.000 personas acompañó las actuaciones de las estrellas y bandas americanas hasta las tres de la madrugada del domingo. Joan Baez abrió el concierto en Estados Unidos con la canción Nosotros somos el mundo.

Los grupos Status Quo, Style Council y Ultravox fueron los primeros en intervenir y en arrancar las primeras ovaciones estruendosas entre los aficionados. De cuando en cuando, la BBC conectaba con otros países para insertar en directo actuaciones de otros grupos nacionales procedentes de Yugoslavia, Japón, Austria, Alemania Occidental y Holanda; el bloque soviético contribuyó con el grupo favorito de los países comunistas, los rusos de Autograph.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 13 de julio de 1985.