Entrevista:

Esperanza Roy: "No me interesa la meta, sino el camino"

La actriz monta en Valencia un espectáculo sobre textos de Aristófanes con Stavros Doufexis

Esperanza Roy, Fermí Reixach y Manel Barceló son los principales actores de Fiestaristófanes, un montaje basado en la comedia La asamblea de las mujeres, de Aristófanes, dirigido por el griego Stavros Doufexis. Es una coproducción de los Teatros de la Diputación de Valencia, el Centro Dramático de la Generalitat valenciana y el Festival de Mérida. Será estrenado el próximo día 17 de julio en Peñíscola (Castellón) y luego se representará en los teatros romanos de Mérida y Sagunto antes de ir a Madrid. Esperanza Roy, que por primera vez interpreta un papel de este tipo, permanentemente cubierta con la máscara de la comedia griega, asegura que es una de las más interesantes experiencias de su carrera, en la que le interesa más el camino y descubrir posibilidades que llegar a una meta concreta.

Pregunta. ¿Había hecho usted teatro griego antes?

Respuesta. No, nunca.

P. Y menos con máscaras, supongo.

R. Por eso estoy aquí, porque yo creo que es lo que me ha movido a hacer esta incursión. Para mí, el teatro, el gran teatro, empieza a través de una máscara; eso es la esencia del teatro, y para mí es una asignatura más que voy a ver si puedo superarla. Es una especie de riesgo. Yo me planteé que era una oportunidad única que tenía, por cuanto se trataba de una obra griega; de un director griego, como Stavros, mundialmente conocido, cuyo trabajo es siempre con máscaras. Y además incluye todas las facetas y toda la revolución que ha habido en el teatro: canto, música, baile, expresión corporal, verso, verso libre, prosa... Un compendio de lo que es el teatro dentro de esta versión libre de La asamblea de las mujeres, que significa lo que el título dice: una fiesta, Fiestaristófanes.

P. Para usted, que está acostumbrada a actuar con el gesto facial, con la cara, el tener que trabajar con máscara supone, sin duda, una limitación importante.

R. Efectivamente, la fisonomía no actúa. Hay que dar una especie de motivación en cuanto a que todo lo que no exprese la cara lo ha de expresar el cuerpo, la mímica. Es muy importante, porque te obliga a sobreactuar con el resto del cuerpo. Eso es lo que me ha movido a participar en este montaje. Yo soy bastante inquieta, me gusta probar géneros.

P. Sí; se puede decir que ha hecho usted prácticamente de todo.

R. Yo creo que el límite de mis posibilidades lo había hecho en teatro con la obra surrealista de Lorca Así que pasen cinco años. Y también en el teatro de Nieva; el Teatro furioso, de Nieva, la gran expresividad que da Nieva al teatro. Ambas cosas me parecen formas de conocer más mundos. Ésta es la tercera.

P. Pero ¿se encuentra usted cómoda actuando con la máscara?

R. En absoluto. Me encuentro horrible; es trágico todo lo que siento, qué quieres que te diga, porque vas como con una cosa que nunca has tenido. Es un objeto que parece que nos va a limitar, pero, por lo que me explican, después esa limitación produce, digamos, un mundo onírico. Es más divertido y encaja también mucho más con el estilo de Aristófanes, porque su teatro es como una especie de sátira y la máscara ayuda más a la imagen.

Cambios de estilo

P. Usted cambia con bastante frecuencia de géneros. No hace mucho estuvo representando Por la calle de Alcalá.

R. Exactamente. Ya hacía mucho tiempo que no hacía revista, y me fascinó la idea de hacer la revista desde los años veinte a los años cincuenta, una recopilación de toda nuestra revista española. Me gustó muchísimo, ya que así empecé a pisar los escenarios en la revista; era muy importante para mí hacer ese compendio de estilo del género. Me interesa mucho hacer esos cambios de estilo. Es lo que más me gusta de mi carrera; no quedarme en algo que me dé un éxito. No he Regado a ninguna parte ni sé dónde voy. Pero lo que sí me fascina es lo que descubro o lo que siento en esa lucha constante.

P. ¿Cómo que no ha llegado a ninguna parte? ¿Qué quiere usted decir con eso?

R. Bueno, no sé. Yo no tengo pensado... Tengo muy claro que se piensa siempre en una meta de una fama o de una popularidad. Y yo no pienso en nada de eso; a mí me gusta el caminito, no la meta.

P. Y por eso dice que no sabe adónde va.

R. No lo sé.

P. ¿Y después de Fiestaristófanes?

R. Sí; además, a Stavros, como es un hombre conocidísimo en Europa, le ha salido una cantidad de ofertas para este espectáculo (el festival de Grecia, representaciones), de forma que habría que seguir en septiembre. No sé si podré hacerlo o no, porque sólo habíamos previsto julio y agosto, y no sé por dónde voy a tirar. Por que es una cosa que me la planteé como experiencia; no sé hasta qué punto me voy a poder permitir seguir con ello.

P. ¿Qué es lo que tenía previsto?

R. Ya sabes que Javier Aguirre tenía la idea de la película de La monja alférez, una historia sobre Catarina de Arauxo que quiere hacer y que es una película de un presupuesto importante; pues estamos ahí, un poco más con la dificultad de empezar. Pero, vamos, en septiembre se concretaría si la hacemos o no. Pienso hacer como dos películas así, pero no te concreto lo de los títulos, porque, ya sabes, tenemos una cierta superstición. Y también algo de teatro Quiero decir que, dentro de los proyectos que tengo, optaré por aquello que me entusiasme más, porque ése es mi lema. Me han propuesto esas cosas y otras, porque, dentro de que vamos a tener ahora todos los actores más posibilidades de trabajo...

P. ¿Más posibilidades?

R. Sí, por las nuevas leyes, porque parece que ahora se va a tomar un poco más en serio el cine y el teatro. Esperemos que dentro de un año estemos recogiendo estos frutos de lo que está ocurriendo, de toda la movida, de las nuevas cosas que van a surgir.

P. ¿Qué le parece la política teatral del Ministerio de Cultura?

R. Te diré que soy una mujer con algunos años y nunca había respirado antes una movida de este interés, que, en definitiva, dentro de sus defectos y de que todavía no se ha coordinado para arrancar, es la mejor de las situaciones legales que hemos tenido. Simplemente vamos a ver ahora si podemos nosotros empezar a organizarnos.

Soñar

P. Después de haber hecho las obras de Lorca y de Nieva, teatro griego ahora con Stavros Doufexis, ¿qué otra experiencia diferente e parece que ha tenido un especial interés?

R. Para mí, la gran experiencia que he tenido ha sido en la película Vida perra, que, como sabes, ha sido una especie de experimento de Javier Aguirre. Es la primera vez que se ha hecho cinematográficamente un monólogo de hora y media. Sabes que hay otros, como La voz humana, de Jean Cocteau, que no duran más de media hora o tres cuartos.

P. En cuanto al futuro, ¿qué nueva experiencia artística le gustaría protagonizar?

R. Yo qué sé. Si el mundo del espectáculo es fascinante es porque no sorprende. Creo que lo más importante para el ser humano es que nos sigan sorprendiendo las cosas.

P. Pero, por ejemplo, ¿nunca había pensado en hacer teatro griego?

R. Yo lo había pensado; siempre tiene una sueños. Es una cosa muy importante y luego, ¿ves?, la vida te sorprende. Pero es que me gusta soñar. No te puedo decir ahora que me gustaría trabajar con... porque juega mucho la casualidad en esta profesión. Soy un poco rarita, en el sentido de que me gusta tener un poco las cosas flotando.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS