Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Colorado estudia acciones judiciales contra la huelga de concejales en Coslada

El delegado del Gobierno en Madrid, José María Rodríguez Colorado, ha pedido a la Abogacía del Estado un informe sobre la actuación de los concejales comunistas de Coslada, que el pasado día 20, encabezados por el alcalde, se solidarizaron con la huelga general y acordaron en sesión plenaria declarar "inactivo" el equipo de gobierno municipal durante 24 horas. El acuerdo fue anunciado a la población en un bando, en el que se advertía también de la posible paralización de los servicios municipales a causa de la huelga. El informe jurídico será trasladado al fiscal si se aprecia existencia de delito.

José Huélamo, alcalde de Coslada -localidad de más de 50.000 habitantes, al este de Madrid- rechazó ayer las acusaciones de irresponsabilidad y afirmó que no cerró el Ayuntamiento ni impidió el acceso a los trabajadores. El pasado martes, el alcalde publicó un bando en el que se anunciaba que "el pleno del Ayuntamiento, en sesión celebrada el 17 de junio, acordó, con los votos favorables de los concejales comunistas, que el equipo de gobierno municipal quede inactivo las 24 horas del próximo 20 de junio, en adhesión a la huelga general contra el proyecto de ley de Medidas Urgentes sobre Pensiones".El portavoz del grupo de concejales socialistas, Juan Santós, puso el mismo día 20 sendas denuncias ante la comisaría de Coslada y la Delegación del Gobierno en Madrid. Los socialistas acusan al equipo de gobierno de dejar al pueblo sin los servicios administrativos que debe prestar por ley, "lo que supone", afirmó Santos, "vulnerar los derechos de los ciudadanos en general, y en particular de aquellos que no secundaron el paro".

Sin servicios mínimos

Juan Santos resaltó el hecho de que, en contra de la legalidad vigente, el Ayuntamiento no estableció los servicios mínimos que debían funcionar durante la jornada de huelga y aseguró que durante la jornada se había impedido "el acceso a sus puestos a los trabajadores del Ayuntamiento que no deseaban secundar la huelga".El paro afectó prácticamente a todos a los servicios municipales, hasta el punto de que en las oficinas sólo se encontraban los dos funcionarios del registro.

José Huélamo declaró ayer que él no ordenó el cierre del Ayuntamiento y argumentó que si los servicios no funcionaron fue porque los trabajadores se sumaron a la huelga general. Añadió que se había ocupado personalmente de abrir las puertas del Ayuntamiento y estuvo en contacto con la Policía Municipal por si ocurría algún incidente. Huélamo manifestó su opinión de que "un equipo de gobierno municipal puede hacer suspender sus funciones para participar en una huelga". "O, por lo menos, no creo, que haya ninguna ley que diga lo contrario. Si nuestra actuación ha sido irresponsable, lo tendrán que decidir los jueces", agregó.

José María Rodríguez Colorado declaró que existen muchas dudas sobre la posibilidad de que un cargo público pueda hacer dejación de sus funciones, voluntariamente y por un tiempo determinado, a no ser por medio de la dimisión. El delegado del Gobierno añadió que si del informe jurídico solicitado se desprenden indicios de comportamiento delictivo, pedirá a la Fiscalía del Estado que actúe contra los responsables.

Más información en la página 25

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de junio de 1985

Más información

  • El pleno, con mayoría del PCE, aprobó secundar el paro contra la reforma de pensiones