Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía francesa teme una nueva ofensiva de los GAL

El atentado perpetrado el pasado viernes en el bar Trinket-Txiki, en la localidad vascofra-ncesa de Ciboure, en el que perdieron la vida dos ciudadanos franceses de raza gitana, ha extendido entre la población vascofrancesa el temor a una nueva campaña de los autodenominados Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL). La propia policía y algunos dirigentes políticos locales contemplan seriamente la posibilidad de que los GAL traten de responder en las próximas semanas con nuevas acciones a la ofensiva desarrollada por ETA Militar.El nerviosismo general y la psicósis de atentado que se detecta más allá de los círculos de refugiados se han reforzado después de que los GAL se atribuyeran el doble asesinato a través de un comunicado en el que dicen lamentar "que haya habido víctimas inocentes en este suceso" y advierten a la población vascofrancesa "que eviten frecuentar locales en los que se reúnen residentes vascos en el sur de Francia". Una advertencia idéntica a las que efectúa periódicamente ETA Militar, siempre que en el mensaje se sustituyan las referencias obligadas: residentes vascos por Fuerzas de Seguridad del Estado.

La policía francesa, que ha encontrado cerca de bar TrinketTxiki una zamarra, una peluca y un zapato del número 37, cree que los autores del doble asesinato son un hombre y una mujer. Los familiares de las víctimas han rehusado hacer declaraciones.

El ametrallamiento del bar de Ciboure, similar en su ejecución a otras acciones de los GAL, desvanece, por otra parte, muchas de las expectativas turísticas que el sector hotelero vascofrancés albergaba para la temporada y echa por tierra la eficacia de las campañas de propaganda con que se ha intentado contrarrestar la imagen conflictiva de la zona acuñada a lo largo del pasado año.

En un pleno extraordinario celebrado el sábado, la corporación municipal de Ciboure exigió al Gobierno "la adopción de las medidas oportunas para asegurar la paz pública", algo que ya han solicitado repetidamente la práctica totalidad de los ayuntamientos de la región y, por supuesto, los empresarios hoteleros, ya organizados, que constituyen un importante grupo de presión.

Medios políticos vascofranceses afirman, en abierto contraste con las declaraciones recientes de expertos policiales españoles, que la Administración de su país ha suspendido la aplicación de algunas de las medidas adoptadas contra los activistas de ETA Militar y condicionado su colaboración a la desaparición de los Grupos Antiterroristas de Liberación.

Entrevistá con 'Antxon'

Por otra parte, Eugenio Etxebeste, Antxon, uno de los máximos dirigentes de ETA Militar, detenido y deportado hace un año por la policía francesa a Santo Domingo, afirma en una entrevista, publicada ayer por el diario Egin, que se encuentra vigilado día y noche por un total de 14 policías.Etxebeste afirma asimismo que trata de conseguir el estatuto de refugiado político en Santo Domingo y que vive en la incertidumbre total, sin saber cuánto durará su situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de junio de 1985