Tres obreros de Cantábrico y Riera, heridos en nuevos enfrentamientos con la policía

Tres trabajadores resultaron heridos leves en el transcurso de los enfrentamientos registrados ayer entre la policía y empleados del astillero gijonés Cantábrico y Riera, cuyo cierre definitivo puede producirse hoy mismo. Los incidentes comenzaron a primera hora de la mañana con el levantamiento de barricadas y cortes de tráfico en varios puntos, lo que provocó el bloqueo a la ciudad.

Las barricadas se colocaron en distintas zonas de la parte industrial de Gijón próxima al puerto del Musel: autovía de La Braña, barrio de Natahoyo y Avenida de Mariano Pola, y provocaron graves problemas de circulación bloqueándose las entradas a la ciudad y al puerto. Los incidentes con la policía comenzaron cuando la fuerza pública trataba de retirar las barricadas. Se produjo una carga y tres trabajadores resultaron heridos al ser alcanzados por las pelotas de goma disparadas por los agentes.Un trabajador fue detenido por la policía por presuntos insultos a un agente y quedó en libertad poco antes de mediodía. Cantábrico y Riera, con una nómina de 570 trabajadores, desaparecerá definitivamente tras permanecer tres años en suspensión de pagos y en situación de quiebra. La empresa adeuda 145 millones a los trabajadores.

Su actual plantilla tiene opción a acogerse durante tres años a los fondos de promoción de empleo. Posteriormente, parte de ella podría integrarse en la empresa Naval Gijón, el astillero resultante de la fusión de los otros dos privados existentes en Gijón: Marítima del Musel y Dique Duro Felguera.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS