La universidad de Barcelona acusa de "malevolencia" a la Generalitat

Los ponentes que redactaron el proyecto de estatutos de la universidad de Barcelona (UB) afirman, en una carta remitida a todos los claustrales de la UB, que no se puede descartar "el temor de una cierta malevolencia política por parte del Departamento de Enseñanza", en la desaprobación de los estatutos, decisión tomada por el Consell Executiu de la Generalitat el pasado día 23 de mayo.El rector, Antoni Maria Badia Margarit -presidente de la ponencia-, manifestó que le había notificado al conseller de Enseñanza, Joan Guitart, la posibilidad de que la UB recurra por vía judicial la decisión de no aprobación tomada por el Gobierno catalán (ver EL PAIS del pasado 30 de mayo). La comisión del claustro, formada por unas 300 personas, se reunirá el próximo día 13 para analizar la situación creada por la revocación de los estatutos, considerados en medios universitarios como unos de los más progresistas.

La universidad de Barcelona tiene de plazo hasta el próximo 23 de junio para introducir cambios en 49 artículos, dos disposiciones adicionales, nueve transitorias y una final. Fuentes de la Administración catalana declararon que de no cumplirse los plazos se aplicará la legislación vigente, que establece que el Gobierno autonómico dicte unos estatutos provisionales.

En medios universitarios se asegura que los grandes escollos a superar en la negociación que se ha abierto entre la universidad y el Departamento de Enseñanza, son el artículo segundo de los estatutos de la UB -sobre el ámbito de la autonomía universitaria- y la nueva distribución de estudios en divisiones, que superan el marco de las facultades. Las citadas fuentes manifestaron que la presentación del recurso contra la Generalitat es inminente de no cambiar la actitud de la Administración autonómica. En la reunión mantenida el pasado lunes por miembros de la ponencia y del Departamento de Enseñanza se abordaron casi la mitad de los artículos impugnados, aunque sin producirse grandes avances.

Maria Eugénia Cuenca, secretaria general del Departamento de Enseñanza, dijo a este diario que le causaba "estupor" cualquier insinuación de enfrentamiento político entre UB y Generalitat. "Los estatutos deben ajustarse a la ley de Reforma Universitaria (LRU)% dijo Maria Eguénia Cuenca, "no quiero iniciar ningún enfrentamiento porque espero que el problema se pueda resolver, y creo que no es difícil". "Las observaciones hechas por el Consell Executiu no impiden que la universidad de Barcelona", agregó Cuenca, .se estructure en divisiones".

Sin embargo, en el texto remitido por la ponencia a los claustrales se afirma que algunos de los artículos cuestionados por la Generalitat "son una traducción literal de la LRU -Ley de Reforma Universitaria- y otros coinciden literalmente con los de otros estatutos, que el Consell Executiu ya ha aprobado, como son los de la Universidad Autónoma de Barcelona"."Todo esto hace pensar a la ponencia sobre si esta falta de rigor en la presentación del acuerdo del Consell Executiu no esconde un ataque a los estatutos no estrictamente. de carácter jurídico, sino que represente un rechazo claro del modelo de universidad que los estatutos configuran", añade el texto.

Las precisiones que el Consell Executiu hace a la universidad de Barcelona citan los artículos de las leyes que contravienen, en opinión de la Generalitat, los estatutos de la UB, aunque no especifican en qué aspecto. Esta circunstancia, según fuentes de la UB, ha motivado que en el plazo que concluye el próximo 23 de junio, tenga que reunirse la comisión del claustro y al claustro general en un período de exámenes, por lo que se cree que será difícil alcanzar el quorum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de junio de 1985.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50