Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autonomías acuden excesivamente a los recursos en sus relaciones con el Gobierno central, según los expertos

Luis López Guerra, letrado del Tribunal Constitucional, afirmó ayer en Alicante que "quizá se están jurisdiccionalizando excesivamente las relaciones entre los Gobiernos autónomos y el Gobierno central", aludiendo al gran número de recursos que los primeros presentan ante el alto tribunal. López Guerra comentó a título personal que, si bien esto es bueno a la hora de deslindar competencias, "la mayoría de los demás recursos podría resolverse mediante acuerdo político previo, que es una vía más rápida y más barata".

El letrado del alto tribunal participó ayer como ponente en la mesa redonda sobre las relaciones entre los parlamentos autónomos y el Tribunal Constitucional, dentro de las terceras jornadas parlamentarias organizadas por las Cortes valencianas con ocasión de su segundo aniversario.Juan José Pujaria, presidente del Parlamento vasco, dijo a EL PAlS que desde hace tiempo vienen pregonando esta necesidad de acuerdo político previo para determinados temas, evitando así los recursos al Tribunal Constitucional, aunque era fundamental el arbitraje de éste en temas competenciales sobre los que es imposible llegar a acuerdos. Juan José Pujana consideraque la abundancia de recursos presentados ante el Tribunal Constitucional "no nos debe extrañar, especialmente ante las reticencias que existen en la Administración central para llegar a acuerdos en determina dos temas", y añadió: "Esto es normal, y además el Tribunal Constitucional está para eso".

El letrado López Guerra comentó que la gran mayoría de esos recursos procede de los parlamentos y gobiernos del, País Vasco y Cataluña. El vicepresidente del Parlamento catalán Arcadi Calzada no participó ayer en las sesiones de trabajo celebradas en Alicante.

Por su parte, el presidente del Parlamento gallego, Francisco González Amarios, comentó a este periódico que también era partidario de intentar vías políticas previas a determinados recursos, "pero a veces no hay más remedio que acudir al alto tribunal, sobre todo cuando hay leyes que invaden y reducen las posibilidades de autonomía política, de las comunidades autónomas". Francisco González manifestó que en esta primera etapa de desarrollo autonómico era normal que esto sucediese, al igual que también el Gobierno central presenta recursos contra decisiones de los parlamentos autónomos.

El presidente del Parlamento andaluz, Antonio Ojeda, que fue ponente en la mesa redonda sobre problemas de aplicación de los reglamentos de los parlamentos autónomos, manifestó que no cabía la negociación entre los parlamentos autónomos y las Cortes Generales para evitar esos recursos. Y añadió: "No hay que magnificar que haya recursos ante el Tribunal Constitucional ni que éstos sean numerosos, pues se van a dar siempre, ya que las competencias no están matemáticamente definidas.

López Guerra comentó que las cuestiones competenciales son ahora el núcleo más importante de trabajo del Tribunal Constitucional. Asimismo, asoció el hecho de que en el País Vasco y Cataluña existen Gobiernos de ideolqgía distinta a la del Gobierno central con la abundancia de recursos al alto tribunal que en su rnayoría procede de estas comunidades autónomas. Señaló también que las posibilidades de los parlamentos autónomos para acudir ante el Tribunal Constitucional son menores que las del Gobierno y otras instancias del Estado. Pero "la jurisprudencia del Tribunal Constitucional evoluciona generosamente para legitimar que los parlamentos autónomos concurran más fácilmente ante éste". Sobre la posible modificación del Senado tal como ahora lo contempla la Constitución, López Guerra dijo que era muy difícil hacerlo sin tocar la Constitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 1985