Cuba rompe su pacto de emigración con EE UU al comenzar a emitir una radio anticastrista

Agencias
Washington / La Habana - 20 may 1985 - 22:00 UTC

Cuba ha suspendido el acuerdo de emigración firmado con Estados Unidos el pasado mes de diciembre, en respuesta al comienzo de las emisiones de Radio Martí, emisora anticastrista del Gobierno norteamericano dirigida a la audiencia cubana. La suspensión del acuerdo fue comunicada por el viceministro de Asuntos Exteriores cubano, Ricardo Alarcón, al primer secretario de la legación estadounidense en Cuba, James Todd. La Habana ha decidido, asimismo, suspender los viajes a la isla de los cubanos residentes en Estados Unidos, salvo en casos humanitarios.

Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos conocerán un nuevo período de graves tensiones. La apertura de las emisiones de Radio Martí constituye, según un comunicado oficial del régimen cubano hecho público ayer, "una provocación" que atenta contra la soberanía de Cuba y "destruye las bases de comunicación y relación" entre los cubanos y los ciudadanos de origen cubano residentes en EE UU.El acuerdo de emigración entre Washington y La Habana, firmado el 14 de diciembre pasado, establecía la deportación a Cuba de 2.746 marielitos, calificados de indeseables por Estados Unidos y en su mayoría presos comunes llegados a territorio norteamericano entre los 125.000 cubanos que abandonaron la isla en 1980 por el puerto de Mariel. La Administración de Estados Unidos se comprometía a acoger 20.000 emigrantes cubanos por año y a conceder en 1985 visados de entrada a unos 3.000 presos políticos cubanos y a sus familiares.

Radio Martí comenzó a emitir ayer, a las 5.30 horas locales (11.30, hora peninsular española), tras cuatro años de trabajo y varios meses de retraso respecto al calendario previsto. En su primera emisión, informó de la decisión cubana de suspender el acuerdo con Estados Unidos así como de otros acontecimientos internacionales, siempre desde la óptica oficial de Washington.

La 'causa de la libertad'

La emisora con la que la Administración estadounidense quiere hacer oír sus ataques al régimen castrista entre la población cubana tiene una programación de 14 horas y media diarias durante toda la semana, con una potencia de 50.000 watios en el dial 1180 de onda media.El proyecto de la emisora fue presentado por el Gobierno norteamericano en 1981, con el fin de "enviar información a los cubanos que viven en la isla sobre el mal gobierno de Fidel Castro y sus actividades en favor de la subversión y el terrorismo". Bajo los auspicios de La Voz de América, el objetivo de Radio Martí es, según sus promotores, "promover la causa de la libertad".

Radio Martí está concebida de forma muy similar a otras emisoras de La Voz de América como Radio Europa Libre y Radio Libertad, que emiten hacia los países del Este europeo y la Unión Soviética en los idiomas hablados en estas naciones.

El presidente estadounidense, Ronald Reagan, hizo público el pasado fin de semana un mensaje dirigido a los exiliados cubanos, residentes en su mayoría en el Estado de Florida, en el que manifestó que Radio Martí "ayudará a desvelar la guerra histérica en la que está inmersa gran parte de la política del actual Gobierno de Cuba". Reagan evocó el nombre de José Martí, héroe cubano en la lucha contra el colonialismo español, "símbolo para desencadenar el libre fluir de la idea".

Horas antes de que entrase en vigor la suspensión del acuerdo sobre emigración, llegaban a Miami (Florida) 11 ex presos políticos cubanos y 17 familiares, en lo que constituía el inicio del cumplimiento del compromiso, que tuvo una corta vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de mayo de 1985.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50