Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATÁSTROFE EN LAS AFUERAS DE MADRID

El hallazgo de material explosivo entre los escombros propicia la hipotesis de un atentado

El Ministerio del Interior anunció ayer, como hipótesis, que la explosión registrada el viernes en el restaurante El Descanso, situado en las proximidades del aeropuerto de Madrid y frecuentado por militares norteamericanos, puede tener su origen en un atentando terrorista, ya que han sido encontrados restos químicos que permiten suponer que previamente fue colocada una bomba. Según las primeras conclusiones policiales, entre los escombros han sido hallados residuos de cloratita, mezcla química explosiva de azufre, polvo de aluminio y clorato potásico.

Las investigaciones continuaban anoche y también se baraja la posibilidad de que la explosión pudiera haber sido fortuita, por lo que se han iniciado ya determinados sondeos en este sentido sobre el lugar del siniestro, anteriormente ocupado por una gasolinera. Esto último ha alertado a los investigadores ante la sospecha de que puedan encontrarse almacenadas en el subsuelo algunas bolsas de gases desprendidas, por el combustible.La confirmación, a modo de hipótesis, de que el suceso ha tenido su origen en un atentado se hizo a las 19.30 de ayer, 21 horas después de que se produjera la explosión. Este retraso en la confirmación fue justificado por fuentes de la policía, a preguntas de este periódico, en las "numerosas dificultades" con que se han topado los trabajos de exploración y rastreo, ya que el local quedó prácticamente destruido. Las mismas fuentes indicaron que, a pesar de que desde esta madrugada se viene investigando el origen terrorista de la explosión, se ha dado prioridad en todo momento a los trabajos de rescate. En este sentido, indicaron que el último cadáver fue extraído de los escombros alrededor del mediodía de ayer.

Para descubrir los restos de cloratita, la policía hubo de recurrir a sus laboratorios químicos, donde se sometieron a análisis no sólo objetos hallados en el lugar en que se supone que se produjo la explosión, sino también restos humanos. Las fuentes consultadas indicaron que la cloratita es "un explosivo bajo, con poco poder calorífico y con cierta fuerza". Indicaron también que su fabricación es "artesanal" y citaron a los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) como una de las organizaciones terroristas que en España han utilizado este tipo de explosivo.

Según fuentes policiales, el hecho de que los GRAPO hayan utilizado este explosivo no les vincula al atentado, si bien cabe todo tipo de sospechas, especialmente cuando existe un precedente de atentado, como el realizado contra la cafetería California 47, de Madrid, en 1979, atribuido a esta organización, que siempre desmintió su participación.

Expertos químicos consultados por este periódico indicaron que la cloratita no es ningún elemento químico determinado, sino un nombre vulgar que ni siquiera recoge el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, y utilizado como explosivo, como también lo es la pólvora, un compuesto formado por azufre, clorato y carbón. "El clorato", explicaron, "al calentarse desprende oxígeno y provoca una gran explosión si está acompañado de materias que ardan o que mantengan la combustión, como es el azufre, en el primer caso, y el polvo de aluminio, en el segundo".

"El azufre empieza a arder y eleva la temperatura", añadieron. "El clorato desprende oxígeno y desencadena una reacción mediante la cual se oxida el azufre y el aluminio, elevando más la temperatura. Los gases originados por esta reacción provocan la explosión inmediata, que se extiende a las partículas de aluminio, que se ponen incandescentes".

La policía mantiene "especial reserva" sobre los autores; del todavía supuesto atentado, tal como se anunció a última hora de la tarde de ayer en un comunicado oficial difundido por la delegación del Gobierno en Madrid. En este comunicado se informa que "sobre la identidad de los autores del supuesto hecho criminal aún no se ha podido establecer una hipótesis cierta, por lo que las diversas reivindicaciones que se están produciendo en diferentes medios informativos deben ser consideradas con absoluta reserva".

Jihad Islámica

De todas estas reivindicaciones, la que mayor credibilidad ofrecía anoche era la realizada en Beirut, en horas de la tarde del sábado, por la misteriosa organización integrista y terrorista Jihad Islámica (Guerra Santa Islámica).

El portavoz del Gobierno, Eduardo Sotillos, indicó que "tenía indicios, pero no la seguridad absoluta" de que estos integristas fueran los autores de la explosión. Precisamente, Jihad Islámica, sobre la que existen dudas acerca de si es una verdadera organización o un nombre utilizado por varios grupos terroristas para reinvindicar sus acciones fuera y dentro de Líbano, exigió el pasado mes de septiembre a las autoridades españolas la liberación de dos miembros de las Brigadas Musa Sadr (fundamentalistas islámicos).

Estos dos terroristas fueron detenidos en Madrid acusados de intentar asesinar a un diplomático libio. El último atentado reivindicado en España a nombre de Jihad Islámica fue el que provocó la muerte de un ingeniero saudí en Marbella, ocurrido también en septiembre último.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de abril de 1985