Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La catástrofe aérea de Bilbao

El accidente retrasa el dictamen de la comisión de catástrofes aéreas

La impresión generalizada entre los miembros de la Comisión de Catástrofes Aéreas del Congreso de los Diputados, tras el accidente de ayer, era que las conclusiones del trabajo que les ocupa deben congelarse unas semanas. Hoy se reunirá la ponencia que investiga los dos accidentes de noviembre y diciembre de 1983 -un jumbo de Avianca y la colisión de dos aparatos de Iberia y Aviaco en Barajas- con el propósito de concluir el dictamen y presentar votos particulares.La comisión estaba preparada para presentar el texto ante el pleno del Congreso de la próxima semana, lo que ha sido descartado. Existe unanimidad entre los grupos, a excepción del Popular, para que, al contrario del caso Flick, las conclusiones de las catástrofes se expongan a puerta cerrada.

Las razones que se esgrimen para que las conclusiones, recomendaciones y votos particulares sean expuestas en secreto se basan en la existencia de un sumario judicial aún sin concluir y en que los trabajos de las comisiones técnicas que operan en el Ministerio de Transportes no han terminado.

Después del accidente de ayer, los diputados que pertenecen a esta comisión se comentaban mutuamente la necesidad de mantener la serenidad con el propósito de que el nuevo suceso no afectara a las conclusiones que cada uno tiene previstas para plasmar hoy en el dictamen final.

Además del texto base, está confirmado que el grupo parlamentario de Minoría Catalana presentará un voto particular, en tanto que centristas y vascos no descartan esa posibilidad. La Minoría Catalana pedirá en su voto particular que se intensifique la dedicación al trabajo del personal de tierra, principalmente el de los controladores, así como una mayor incentivación de su labor, dedicando un apartado a la disciplina que su función exige. "No vamos a acusar a nadie, pero para un buen entendedor basta", afirmaron fuentes del grupo nacionalista catalán. Su voto particular obede ce a que el texto, a juicio de la misma fuente, está excesivamente dulcificado. "Se comprende que los socialistas digan que todo es estupendo".

El diputado socialista, Manuel Abejón, ponente de la comisión de catástrofes aéreas afirmaba ayer que el accidente no debía influir en los trabajos de esta comisión, que, recordó, fue creada expresamente para los dos sucesos de 1983.

El diputado del grupo nacionalista vasco Marcos Vizcaya no embarcó en el avión con destino a Bilbao porque terminó en la madrugada de la noche anterior los trabajos de la comisión de investigación del caso Flick y se sintió cansado para madrugar. "Me ha salvado el Flick". "Estoy muy preocupado por el índice de frecuencia con el que se producen accidentes aéreos en España". Marcos Vizcaya, sin entrar en las responsabilidades que "en estos casos casi nunca son claras", instó a la Administración para que se esforzara en mejorar el servicio aeronáutico. Con estas palabras puede percibirse en qué sentido irá su muy probable voto particular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 1985