Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento espera mejorar el tráfico con un sistema de control por ordenador

El Ayuntamiento de Madrid espera conseguir una mejora en el tráfico de vehículos por una amplia zona en torno al centro de la ciudad, y un ahorro de 200 millones de pesetas anuales en combustible de automóviles, gracias al sistema centralizado de regulación inaugu rado ayer por el alcalde en funciones, Juan Barranco. El principal efecto inmediato de este sistema, en cuya puesta a punto se han invertido 400 millones de pesetas, será la adaptación del comportamiento de los semáforos a la situación real del tráfico en cada zona.El sistema abarca un amplio sector en el que están incluidas las principales vías y las más congestionadas de la ciudad entre la plaza de Castilla por el Norte, la plaza de Legazpi por el Sur, la encrucijada de Ventas por el Este y la plaza de Cristo Rey por el Oeste.

En esencia, el sistema consta de senso.res instalados sobre la calzada, que registran el número de vehículos en un determinado punto y el tiempo que permanecen detenidos, y transmiten esta información a través de los microproces adores de las centrales de zona respecti vas al ordenador central, que elabora, a su vez, una predicción de la demanda de tráfico y ofrece el plan de regulación más adecuado en cada momento.

Los modernos elementos de control automático se completan con una treintena de cámaras de televisión en circuito cerrado, colocadas sobre postes de 14 metros de altura en puntos estratégicos para la observación del tráfico, y una red de emisoras de radio que comunican los vehículos-patrufla de la Policía Municipal con el centro de mando del sistema, en el Ayuntamiento, donde una docena de personas disponen de información instantánea sobre el tráfico y pueden adaptar o rectificar los planes de regulación elaborados por el ordenador, el cual puede controlar 505 grupos de semáforos.

La aplicación de los planes de regulación se efectúa, básicamente, mediante dos tipos de elementos mecánicos. El primero y más frecuente son los semáforos. Hasta ahora, los semáforos actuaban de acuerdo con programas y ritmos fijos, con independencia de la situación real del tráfico. Gracias al nuevo sistema, los semáforos podrán mantener abiertas o cerradas alternativamente las vías de un cruce en función de la intensidad real del tráfico en cada calle y de su evolución prevista. El segundo elemento mecánico son los paneles verticales que recomiendan determinados itinerarios y desaconsejan otros.

Los técnicos municipales esperan con el nuevo sistema aumentar la velocidad media de los vehículos. Creen que permitirá a los automovilistas ahorrar combustible por valor de 200 millones de pesetas al año, disminuirá la contaminación y reducirá la duración de determinados itinerarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 1985