Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González dice que no firmará el 'hipócrita' Tratado de No Proliferación Nuclear

El presidente del Gobierno, Felipe González, defendió ayer la necesidad de que España se dote de la fuerza militar necesaria para su defensa, y reafirmó su opinión contraria a la integración de nuestro país en la estructura militar de la OTAN y a la firma del Tratado de No Proliferación Nuclear, que calificó de "hipócrita". El presidente expresó estas opiniones respondiendo a una serie de preguntas que un grupo de jóvenes le hizo en el transcurso del programa de Televisión Española Pista Libre.Al preguntarle sobre el Tratado de No Proliferación Nuclear, afirmó que, aunque debería ser prudente, no iba a serlo, y explicó que tal "tratado es una de las mayores hipocresías del mundo, un tratado que imponen los países que tienen armas nucleares a los que no las tienen. Yo no tengo intención de fabricar armas nucleares, pero tampoco acepto que me humillen".

En cuanto a si España está gastando demasiado en armamento, González respondió que no, y añadió que, sin perder de pensar en la paz, hay que tener conciencia de que España no puede quedar indefensa, "y yo como presidente tengo que hacer un sistema disuasorio frente a cualquier peligro que pueda haber".

El presidente sostuvo que, en términos comparativos, en España se gasta en armamento menos dinero que en otros países europeos, y añadió que el Gobierno desea que aumente la producción española de armas, para evitar el mayor gasto que supone adquirirlas en el extranjero. Dentro de este mismo tipo de cuestiones, Felipe González se mostró partidario del desarme nuclear total.

Paro y marginación

A lo largo del programa, el presi dente respondió a otras numero sas preguntas que se le plantearon, con especial hincapié en la situa ción de paro y marginacíón que afecta a gran parte de la juventud. En general, el entrevistado se mostró moderadamente esperanzado sobre el futuro y así, afirmó en varias ocasiones que se están comenzando a resolver los principales problemas.Sobre el empleo dijo que no bastan las medidas legales, aunque se hayan puesto en marcha algunas, como la implantación de contratos de formación y en prácticas, sino que la sociedad debe ayudar y los jóvenes deben empujar. De todas formas, reconoció, ante una pregunta sobre el empleo negro, que a veces la legalidad es excesivamente rígida.

También consideró que las autoridades están teniendo cierto éxito en la lucha contra la droga, como lo prueban las detenciones de importantes mafiosos, e igualmente reclamó la ayuda de la sociedad. Al preguntarle por la diferencia entre sus ideales y la realidad, afirmó que no desea progresar con precipitación, "porque ya ha habido muchos golpes en Espafía. Me refiero a caídas, nó a golpes de Estado, que también ha habido muchos, y que creo que ya no va a haber más". "En general", dijo, "tal vez hemos hecho demasiadas leyes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985