La retirada de Estados Unidos de la Unesco es oficial desde ayer

La retirada de Estados Unidos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) oficial desde ayer por la mañana, a las 10.30, "puede que no sea una medida aislada y no sea más que la primero según estimó el portavoz del director general de la organización, Gerard Boya. Otras fuentes entienden, por el contrario, que para EE UU la Unesco es un caso particular y no piensa abandonar otros foros.El portavoz de Ahmadu M'Bow, dio su conferencia de Prensa, a primeras horas de la noche de ayer, en edificio que decoraron Picasso y otras glorias de la pintura mundial para acoger a los funcionarios de todos los países del globo (la Unesco es el único foro auténticamente universal). Boya dijo que, a las 10.30 horas del mismo jueves, la delegación permanente norteamericana había informado oficialmente sobre la decisión tomada por la Administración de su país de retirarse de la Unesco.

La dirección de la Unesco respondió diplomáticamente a la oficialización de la decisión norteamericana, en espera de días mejores, es decir, de que Estados Unidos "vuelva a ocupar su lugar lo más pronto posible". Washington, con su partida, ha creado, en efecto, un serio clima de inquietud en la organización. En su conferencia de Prensa de anoche, el portavoz del director general confesó que la actitud norteamericana crea "problemas jurídicos, financieros y políticos". De momento, cada una de las partes denuncia públicamente las cantidades que aproximadamente le debe la otra; la cuestión no es fácil y serán los expertos quienes resolverán las querellas provocadas por la liquidación final.

En todo caso, en 1985, la Unesco tendrá que vivir con un presupuesto disminuido en un 25% menos que en 1984; este recorte de los ingresos repercutirá "en los programas y en el personal".

Tendrá que ser el Consejo Ejecutivo de la Unesco el que decida sobre los programas que sufrirán a causa de la merma presupuestaria que crea la retirada norteamericana. La organización espera recuperar algún dinero por medio de donaciones. De inmediato, además de los expuestos, la salida de EEUU plantea otros dos problemas: ¿abandonarán la organización otros países?. Por ahora no se tienen noticias al respecto, excepción hecha del Reino Unido.

Todo dependerá, en lo sucesívo, de las reformas posibles de la organización. Y, por fin, ¿abandonará Estados Unidos otras organizaciones del llamado sistema de las Naciones Unidas? El portavoz de la Unesco, a título personal, respondió positivamente a dicha pregunta; pero otros medios se interrogan sobre los cálculos, bien o mal intencionados, de esas imputaciones.

Guerra a muerte

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Una cosa es cierta: la guerra a muerte entre la Administración norteamericana (su delegada en la Unesco afirmó ayer haber pedido diez kilos, por tanto disgusto) y la dirección de la Unesco.

Así comenzó ayer oficialmente el nuevo período de la más grave crisis de los 38 años de existencia del organismo.

Se mantenía, además, una intensa colaboración entre sus sabios y científicos y las diversas áreas de la organización. El año que viene, además, también puede hacerse efectiva la retirada del Reino Unido, que ya presentó la carta de aviso previo y que, contribuye económicamente con el 5% del presupuesto de la Unesco. El gobierno británico ha aducido razones similares a las de EE UU: que la organización se ha convertido en un foro de propaganda anti occidental, que gestiona mal sus recursos y que hay un aparato burocrático excesivo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS