Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Condena de 11 años a Salmerón y de 4 al hijo de Ynestrillas

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a Ricardo Saenz de Ynestrillas (hijo del comandante del mismo nombre condenado por su participación en el intento de golpe operación Galaxia) a cuatro años de cárcel; a Antonio Salmerón Campos, a 11 años; y a Eduardo Cubero Butragueño, a cuatro meses de arresto. Entre otros delitos, se les imputa el de fundar un grupo de acción directa con objetivos antidemocráticos y el de haber arrebatado las pistolas a dos policías nacionales que procedían a identificar a Ynestrillas y Salmerón.

La sentencia considera probado que, tras las elecciones del 28 de octubre de 1982, "que causaron la autodisolución del partido legalizado Fuerza Nueva, ante el nulo resultado obtenido por el mismo en dichos comicios electorales", un grupo de jóvenes vinculados a Fuerza Joven (entre ellos, Salmerón e Ynestrillas), "decidieron fundar un grupo activísta y de acción directa, de ideología fundada en los postulados del régimen político anterior y claramente encaminada a obstaculizar el régimen democrático mayoritariamente asumido por la soberanía popular".Según la sentencia, los procesados y otras personas llamaron al grupo Legión de san Miguel Arcángel, editaron un boletín titulado Barricadas, de escasa difusión, y consiguieron un subfusil inutilizado reglamentariamente, una pistola Boltun y una escopeta de dos cañones recortados. En la madrugada del 1 de octubre de 1983, Ynestrillas, Salmerón y otra persona ahora en rebeldía salieron de casa de Salmerón con una bolsa en la que llevaban las armas y, cuando caminaban por la calle de Augusto Figueroa, en Madrid, fueron interceptados por una patrulla de la Policía Nacional, que procedió a identificar a los jóvenes.

Tras entregar los carnés a la policía, el ahora declarado rebelde sacó un arma y encañonó a los dos agentes, con gritos de "cuerpo a tierra, no se muevan, que les vamos a matar" y "viva la República". Después de arrebatarles sus pistolas reglamentarias y dos juegos de esposas y pinchar las ruedas del coche policial, se dieron a la fuga.

La sala acordó imponer a los procesados las penas siguientes: a Antonio Salmerón Campos, un total superior a 11 años de cárcel por pertenencia a grupo organizado y armado, robo con intimidación en las personas, uso y tenencia ilícita de armas y falsificación del carné de identidad; a Ricardo Sáenz de Ynestrillas, más de cuatro años por los mismos delitos, atenuados por su minoría de edad en el momento de cometerlos; y a Eduardo Cubero Butragueño, cuatro meses de arresto como encubridor de un delito de robo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de diciembre de 1984