Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las guías de turismo

Desearía hacer algunas observaciones al artículo de don Fernando Díaz-Plaja (EL PAÍS, 9 de noviembre de 1984) titulado Mis guías soviéticas.Argumenta don Fernando sus impresiones con las distintas guías de Intourist -en realidad, con la URSS- En uno de sus párrafos dice el señor Díaz-Plaja textualmente: "Era tan fácil de dominar dialécticamente que uno tenía que refrenarse de cuando en cuando para no avergonzarle...".Por suerte, la guía de Intourist debía ignorar que nuestros niños no piden chicle; piden limosna, organizados, alquilados y drogados con psicofármacos por mafias, disputándose los lugares más rentables para la mendicidad. Su guía debía ignorar las pensiones de lujo y las otras de miseria; nuestros enfermos en los pasillos de los hospitales y los otros en las salas de lujo; nuestros atracos, estafas, Rumasas, aceites adulterados, drogadicción, corrupción de menores, cerca de tres millones de parados; sus guías debían también ignorar dónde están enterrados los españoles, los del otro bando, los fusilados después de la guerra civil; sus guías debían ignorar el capital acumulado mientras el pueblo tenía cavernas en sus pulmones, y un larguísimo etcétera que yo no me puedo permitir en el periódico, a diferencia de él.

La guía de Intourist debía ignorar estos hechos, a no ser que prefiriera no usarlos dialécticamente mostrando un gran respeto hacia nuestro país y una gran sensibilidad. En cualquier caso, su postura, según su artículo, fue, cuando menos, de mal gusto. Lástima que tenga el privilegio de viajar al extranjero y no haya usado con elegancia otro tipo de dialéctica, más humana, más española, no tan made in USA. De todos modos, si su punto fuerte es la dialéctica, use la tesis, antítesis y síntesis en España, que es lo que importa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 1984