Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Un buen Shakespeare del Lliure

En su día, noviembre de 1983, la crítica coincidió en señalar que el montaje que el Teatre Lliure hizo de la comedia de Shakespeare As you like it (Como gustéis) era exquisito, delicadamente exquisito. Esta misma semana, por ese montaje titulado en catalán Al vostre gust, Lluís Pasqual y Anna Lizaran han sido galardonados con los Premios Nacionales de Teatro de Cataluña, de dirección y de interpretación, respectivamente.As you like it es una comedia amarga, tan amarga como The tempest (La tempestad) porque en las dos obras aparece la esencia quimérica de la bondad o, si se quiere, el origen social de la maldad humana. Y aún hay muchos otros paralelismos. En ambas se trata el tema de la usurpación del poder, la potencia simbólica y la fertilidad fantástica de la naturaleza (la isla de Próspero en The tempest y el bosque de Arden que recrea el mito de la Arcadia en As you like it), la resolución de todos los conflictos en el espacio mágico en que el amor juega un papel decisivo, ya que siempre actúa como revulsivo y catalizador de la justicia, la apariencia de sueño de las dos historias y, finalmente, la índole amarga del happy end aparente.

Con todo, es mucho más profunda la tristeza de The tempest, hecho lógico si tenemos en cuenta que Shakespeare la escribió en 1612, cuatro años antes de morir. En cambio, As you like it tiene una precisa estructura de comedia en que el embrollo y el humor -sublimados en The tempest bajo el aspecto de magia- generan un dinamismo dramático. En As you like it los personajes y la acción dramática se mueven en un medio natural, grotesco y extraño quizá, pero sin intervención explícita de la magia, que sí aparece, como deus ex machina, en The tempest.

En As you like it la acción dramática arranca de la perversidad y maldad mundanas: el duque Frederic, ansioso de poder, usurpa el trono al duque legítimo, el cual huye hacia el bosque; Roland, proscrito por su hermano Oliver, que se ha apoderado de toda la herencia paterna, también huye hacia el bosque de Arden; Rosalina, hija del duque legítimo, y Celia, hija del usurpador, se escapan de la corte de Frederic, hacia el bosque de Arden. De esta manera, el bosque de Arden -recreación del mito de la Arcadia- deviene un refugio de víctimas.

Toda la magia teatral entre Roland y Ganímedes (Rosalina), tomada aisladamente, no sería más que una excelente pièce bien faite, intrascendente y trivial. Pero el pensamiento trágico de Shakespeare surge también en ese idílico bosque en que no sólo triunfa el amor sino que incluso la maldad deviene, por ósmosis, bondad.

En su espectáculo, el Lliure supo potenciar los aspectos esenciales y fecundos de As you like it. La fascinación por el juego dramático, por la magia original del teatro, que gira alrededor de Rosalina / Ganímedes, y la presencia de esa reflexión profunda que encierra Pedradetoc en su alucinante locura.

Hace un par de meses, TV3 ofreció el monta e de As you like it realizado por la BBC y dirigido por Basil Coleman, y no nos gustó, entre otras razones por esa manía de trabajar en exteriores encogidos y, sobre todo, por la marginación que sufría el personaje Pedradetoc, vulgar, gris. Y no hace mucho, en el Théatre National de Chaillot, en París, vimos un Comme il vous plaira, producido por el Centro Dramático Nacional de Limousin, desastroso, horrible. Y todo esto confirma que el Lliure y su Al vostre gust consiguieron poner en escena toda la magia y el genio de Shakespeare. TVE lo emite en versión original catalana con subtítulos en castellano de José Luis Giménez-Frontín. El realizador es Antoni Chic.

Al vostre gust se emite hoy a las 20.30 horas por la segunda cadena.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS