Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los argentinos refrendan con mayoría holgada el acuerdo con Chile sobre Beagle

Al menos 81 de cada 100 votantes argentinos votaron ayer a favor del acuerdo de límites argentino-chileno, sometido a consulta popular por el Gobierno del presidente Raúl Alfonsín. El referéndum se realizó ayer en Argentina y sometía al electorado la aceptación o no del tratado de límites con Chile en la zona del canal de Beagle, alcanzado con la mediación del Vaticano. Según las primeras proyecciones de voto, cuando iban escrutadas 9.901 mesas electorales un 56,5% del electorado acudió a las urnas. De esta cifra, 81 argentinos votaron a favor del acuerdo, 17 en contra y dos votaron en blanco.

Durante el desarrollo de la votación, entre las ocho de la mañana y las seis de la tarde, no se registraron incidentes. Entre el viernes y el sábado varias bombas estallaron en todo el país y algunos grupos ultras pretendieron romper los distintos actos de clausura de la campaña. Más de 18 millones de ciudadanos podían votar, pero los observadores de los medios de información coincidieron en que la afluencia había sido menor a la de las últimas elecciones generales. El porcentaje de abstención parecía en un principio que iba a superar al de los votantes por el no.La consulta, que ha excedido ampliamente los límites técnicos del tratado y se ha convertido en una nueva batalla política de los grandes partidos, no obliga al Gobierno a tenerla en cuenta para su decisión final. Raúl Alfonsín se preocupó de aclarar que, aunque legalmente el resultado del referendum no sea vinculante para el poder ejecutivo, el presidente se compromete a "hacer lo que el pueblo quiera".

El Gobierno radical tenía asegurada la aprobación del tratado en el Parlamento, desde el momento en que los partidos provinciales decidieron otorgarle su voto afirmativo en el Senado donde el radicalismo no tiene la mayoría absoluta, como ocurre en la Cámara de Diputados.

El peronismo es el único de los partidos de la oposición con representación parlamentaria que no se pronunció en favor del sí. Propuso una abstención militante, aunque no hizo campaña. El hecho es que en algunas provincias y en la misma capital del país, varios dirigentes notables de ese partido se manifestaron en contra de la resolución del Consejo Nacional Justicialista y decidieron unirse a la propaganda oficial por el sí.

El voto no era obligatorio para los ciudadanos argentinos en condiciones de ejercerlo, aunque fue alentado permanentemente desde los medios de comunicación. Por otra parte, se concedieron todas las facilidades a los que estuvieran dispuestos a votar. Podían hacerlo en las mismas mesas electorales de las elecciones generales o en el lugar del país en que se encontraran ayer, y con sólo presentar el Documento Nacional de Identidad. Éstas y otras medidas, además de la falta de control, ejercido únicamente por los delegados del Partido Radical, fueron criticadas por los partidarios del no.

La ultraderecha, por el 'no'

El Gobierno utilizó la imagen de quienes se oponían al tratado como un argumento importante para apoyar el sí. No era casual que alrededor del no se reuniera toda la ultraderecha militar, desde el temible general Camps, que se manifestó desde la prisión donde se encuentra detenido, acusado de graves violaciones a los derechos humanos, hasta el anciano almirante retirado Isaac Rojas, un recalcitrante antiperonista que aún reivindica el golpe de Estado que derrocó a Perón en 1955 y en el que participó activamente. Hizo también campaña por el no la derecha peronista representada por Herminio Iglesias.Algunos dirigentes radicales lamentaron una "desafortunada" declaración del vicepresidente de la nación, Víctor Martínez, quien el sábado le aseguró a un periodista de la provincia de San Juan, que "no habrá una consulta sobre el divorcio en Argentina". Pocos días antes, el propio presidente Raúl Alfonsín había aclarado que el mecanismo de la consulta podría repetirse para resolver otras cuestiones pendientes. Las declaraciones de Martínez, reproducidas el domingo por los periódicos más importantes del país, influyeron seguramente en quienes aún no habían votado y pensaban que el sistema de la consulta popular se aplicaría también al caso del divorcio.

Representantes de Chile y Argentina firmaron ya en Santiago de Chile un acta de entendimiento para reanudar las relaciones comerciales entre ambos países. Los jefes de ambas comisiones, que se habían reunido antes en Buenos Aires, acordaron crear grupos de trabajo sobre turismo, telecomunicaciones, transportes, minería y cooperación científica y técnica. Una vez aprobado por el Parlamento y el Gobierno argentino, el tratado sobre los límites en el canal de Beagle será firmado por los cancilleres de Chile y Argentina el 29 de noviembre en Roma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de noviembre de 1984

Más información

  • Victoria política del presidente Raúl Alfonsín