GALICIA

Fernández Albor responderá en el Parlamento sobre su reunión con contrabandistas en Portugal

El presidente de la Xunta de Galicia, Gerardo Fernández Albor, comparecerá probablemente la próxima semana ante el Parlamento autonómico para responder personalmente a una interpelación socialista sobre una entrevista mantenida en el norte de Portugal con presuntos contrabandistas. La Xunta, por otra parte, considera zanjado satisfactoriamente el conflicto institucional abierto con el gobernador civil de Pontevedra, motivado precisamente por una alusión parlamentaria al contrabando.

Será el propio presidente Albor, según fuentes de la Xunta, y tal como pedían los socialistas, quien responda a las cuestiones suscitadas por una interpelación sobre un encuentro con personas procesadas por dirigir organizaciones contrabandistas en el sur de Galicia, y huidas a Portugal por ese motivo, presentada a finales de julio por el diputado pontevedrés Benito García Dorgambide y que figura en el orden del día de la sesión parlamentaria del próximo martes, día 27.

Aunque la primera pregunta planteada en su momento por los socialistas, que se hacían eco de diversos rumores, era si dicha entrevista existió realmente, un portavoz presidencial confirmaría que dicho encuentro, calificado de "totalmente involuntario", tuvo efectivamente lugar el 6 de julio en la localidad de Vilanova da Cerdeira, cerca de la frontera. Según esta versión, el presidente de la Xunta fue abordado por personas de las que desconocía su identidad y que resultaron estar procesadas por contrabando. Albor visitaba el norte de Portugal atendiendo una invitación.

Conflicto zanjado

El conselleiro de Ordenación del Territorio, Ángel Mario Carreño estuvo presente en Vilanova cuando tuvo lugar el encuentro y apareció citado como presunto mediador, aspecto que desmintió rotundamente a este diario. Según Carreño, que confirma la entrevista pero niega que fuera premeditada, los hechos ocurrieron en el establecimiento A Boega, limitándose el conselleiro "a dar traslado al presidente de una petición del dueño del local, que indicó que unos huéspedes gallegos querían saludarlo".El Gobierno autonómico, por otra parte, considera zanjado satisfactoriamente el conflicto abierto con la Administración central, tras la entrevista mantenida el pasado jueves por su vicepresidente, Xosé Luis Barreiro, con el ministro del Interior, José Barrionuevo. Según el portavoz autonómico, el ministro pidió disculpas por el incidente provocado al enviar el gobernador civil de Pontevedra un telegrama de felicitación al diputado Anxel Guerreiro, que en el curso de un debate parlamentario se preguntó si la Xunta esperaba .sacar del contrabando financiación para las elecciones autonómicas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de noviembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50