Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El incesto

Con referencia a mi artículo sobre El tabú del incesto y a las cartas de crítica que ha motivado, deseo puntualizar que cuando afirmo que el delito de incesto no existe, me refiero exactamente al incesto. El estupro trata de las relaciones sexuales con menores de edad, aunque no sean de la misma familia, delito que, por otra parte, está en discusión para abolirlo precisamente por las tendencias progresistas de la abogacía, en aras de la libertad sexual. Y en la práctica, además, el mayor número de casos denunciados corresponde precisamente a esta categoría. El incesto no está penado en España porque precisamente no se pena el trato sexual entre parientes por el solo hecho de serlo, mayores o menores de edad. Y de eso trata precisamente el incesto, y no de otra cosa.Como la filología nos enseña que "es el estudio científico de una lengua y de las manifestaciones del espíritu a que ella sirve de medio de expresión", lo que no se pronuncia, no se dice, no se escribe, no se llama por su nombre, no existe. Y como el incesto no está prohibido y el estupro se halla desprestigiado, a nadie le preocupa que todos los días se cometa en España, como lo demostraba la resolución judicial que yo comentaba y que era el verdadero tema del artículo. Polemizar sobre gurruminas de este u otro matiz leguleyo, a que tan dados son los abogados, sólo sirve para enmascarar el problema y dejarlo sin solución, que debe ser lo que persigue mi crítico con su docta carta-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 1984