Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno considera 'estratégico' el sector del aceite español ante el ingreso en la CEE

El Gobierno ha decidido considerar estratégico el sector del aceite español ante el ingreso de nuestro país en el Mercado Común, lo que, de manera inmediata, implica que no se permitirá que ninguna compañía de otro país pueda controlar mayoritariamente el mercado oleícola nacional. Esta decisión aclara en buena parte las múltiples vicisitudes que se han producido en los últimos meses en nuestro país a raíz del intento efectivo de controlar, por parte del grupo francés Lesieur, la sociedad Koipe -de la que posee el 49,9% del capital- en un primer momento, y de la oferta posterior del grupo galo para adquirir el ciento por ciento del accionariado de Carbonell.Después de diferentes intentos para consolidar una oferta española que impidiera el pase real de Carbonell al grupo francés, el Ministerio de Agricultura ha intervenido directamente y ha presentado una propuesta, comunicada al propio Gobierno francés la pasada semana, para encontar una salida al tema. Según esa oferta, se formaría un grupo de empresas, que estaría formado por las españolas Koipe, Elosúa, Industrias Pont, Olcesa (pertenenciente al INI) y el propio Banco Hispano Americano -propietario de Carbonell- si lo deseara, que adquirirían el 65% de Carbonell, dejando el 35% restante para Lesieur.

La sociedad francesa reduciría su actual participación en Koipe hasta un 35%, Con lo que el 65% restante quedaría en manos españolas. Asimismo, el grupo de empresas españolas tomaría una participación minoritaria -entre un 10% a un 12%- en el capital francés de Lesieur. De esta forma, el grupo galo extendería su presencia en España a otra sociedad, pero siempre en situación minoritaria en cuanto a su participación accionarial, condición ésta que el Gobierno español considera sine qua non, por el carácter estratégico que se ha dado al sector.

Precisamente esta decisión, junto a la propuesta formal de crear ese holding, le fue comunicada el pasado viernes en el Ministerio de Agricultura español al presidente del grupo francés, Guy de Brignac, quien estudiará la propuesta, aunque, según fuentes allegadas, no parece haberse mostrado demasiado satisfecho con la misma.

Sin embargo, la postura de Agricultura se muestra inflexible en cuanto a porcentajes de capital -ni el grupo francés ni cualquier otro podría controlar más del 35% del capital-, aunque sí se ha dejado un margen de maniobra para cambiar la composición del grupo de empresas españolas, que actuarían como una especie de sociedad de cartera.

Por el momento, en la Embajada de Francia en Madrid se está estudiando también este tema -no hay que olvidar que el 25% del capital de Lesieur es estatal, a través de la BNP y una compañía de seguros-, y el propio embajador, Pierre Guidoni, señalaba la pasada semana que hasta dentro de unos 15 días no se conocerá una respuesta definitiva a la propuesta española, que, por otra parte, fue considerada factible por el propio embajador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1984