Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El juicio contra 33 ultraderechistas comenzó sin la presencia de los principales procesados

El juicio contra 33 ultraderechistas miembros del Frente de la Juventud comenzó ayer en la Audiencia Nacional con la incomparecencia de seis de los principales procesados, algunos de los cuales tienen peticiones fiscales de más de 45 años de cárcel. Se da la circunstancia de que todos los procesados se encuentran en libertad provisional, excepto uno que estuvo huido y se presentó al juez al cabo de varios meses y otro que tiene pendiente otro sumarlo. Los miembros más caracterizados del grupo, como el ahogado de 41 años José de las Heras Hurtado, Íñigo Aragoneses San Pedro y Álvaro Lorenzo Vázquez Goyoaga, no fueron detenidos por la policía o huyeron posteriormente y están declarados en rebeldía.

José de las Heras, presidente nacional del Frente de la Juventud, huyó de España en enero de este año, cuando tenía que comparecer al juicio contra la banda de ultraderechistas de la que era considerado el cerebro y cuyos miembros estaban acusados de varios atentados con víctimas -como el cometido contra EL PAIS y la colocación de una bomba en el barrio de Malasaña, de Madrid, que mató a una persona e hirió a otras nueve-, así como de dos asesinatos. Entre los integrantes de la banda figuraba Íñigo Aragoneses. Ambos están declarados en rebeldía.El resto de los principales procesados -como Ramón Gismero Menoyo (45 años de petición fiscal), Juan Manuel Peña Canencia (46 años de petición fiscal), Vicente Huertas Piñera (21 años), José Palazón. Sánchez y Arturo Barea- no comparecieron al juicio y se supone que han huido. El tribunal adoptará hoy una resolución sobre las ausencias, ya que se tiene la constancia de que otro de los acusados que no ha comparecido fue citado erróneamente para el día 25.

Ramón Gismero y José Manuel Peña estuvieron acusados de realizar los disparos efectuados en el asalto a la facultad de Derecho de la Universidad Complutense, de Madrid. Gismero era intendente general del Frente de la Juventud, y Peña, delegado de socorro de los detenidos. Vázquez Goyoaga era jefe provincial del grupo. Juan Ignacio González, secretario del Frente de la Juventud, cuyo nombre también aparece en este sumario, fue asesinado en la puerta de su casa a finales de 1980, sin que su asesinato haya sido aclarado.

Asaltos y extorsiones

El fiscal, en su escrito de conclusiones provisionales, afirma que los procesados "estaban vinculados activamente a un llamado Frente de la Juventud, de orientación ultraderechista radicalizada y propiciador de la violencia física en la afirmación y defensa de sus objetivos políticos. Al correr del tiempo, bajo su aparente propósito inicial de realización de golpes de contenido económico, que irían destinados a nutrirse de los recursos necesarios para el desarrollo de su activismo político, dichos procesados cambiaron su trayectoria hasta transformarse en un grupo organizado que, provisto de armas numerosas, se dedicaba de modo asiduo y sistemático al planeamiento y ejecución de asaltos a viviendas y robos y extorsiones a ciudadanos, dedicando el producto obtenido a sus diversiones y atenciones privadas".Los hechos de los que están acusados comenzaron en Madrid y Valencia tras las elecciones generales de 1979 y cesaron un mes antes del 234 de 1981. Entre los hechos más importantes figuran los atracos a una peletería de Madrid, a los propietarios de varios pisos de Madrid y Valencia, a una cafetería de Valencia y el lanzamiento de cócteles molotov contra el bar Sijo, también en Valencia.

El fiscal solicita para los acusados penas que oscilan entre los tres meses y los 46 años de prisión. Las peticiones más importantes para los que han comparecido son 28 años para Juan Antonio López Larrea, 27 para Juan Antonio Córdoba Naranjo y para Juan Manuel Cañabate Rosalem, y 26 para Jesús Menárquez Jiménez.

En la sesión de ayer prestaron declaración un total de 17 procesados. Todos ellos negaron su participación en todos los delitos que se les imputan, excepto dos, por los que algunos ya han sido condenados por la Audiencia de Valencia. La práctica totalidad de los procesados interrogados aseguró que declararon coaccionados y que por eso se habían autoinculpado y acusado a sus compañeros.

El juicio, que durará varios días, se reanudará hoy con el interrogatorio de los restantes procesados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de octubre de 1984